lunes, noviembre 28, 2005

La deuda

Hacer frente al terrorismo en Colombia no es tanto un problema militar cuanto político, y en muchas ocasiones, un problema del lenguaje: éste es la sedimentación de siglos de vida, de relaciones sociales, de sueños y esfuerzos de gente que ya no está pero ha dejado por ahí su herencia. La verdadera fuerza de las guerrillas y sus seguidores es la semilla que tienen en la cabeza de casi todos los colombianos: no en balde repre- sentan los valores tradicionales y su lucha sólo pretende perpetuar un orden moral y unas relaciones sociales amenazadas por la civilización liberal, como ya habrá leído decenas de veces el que conozca este blog.

Las palabras escurridizas

______Una característica muy llamativa de esa forma de ser tradicio- nal de los colombianos es la labilidad de las palabras. Cada vez que se comete una masacre se demuestra que hay «conflicto», pero como el «conflicto» es «político» el gobierno tiene el deber de negociar las leyes con los terroristas. Es decir, abolir la democracia. ¿O hay algo más opuesto a la democracia que un régimen impuesto a punta de bombas y masacres? Pero si uno les dice que por tanto ellos están en el mismo bando de los terroristas entonces se escandalizan, pues nada aborrecen más que esos criminales sobre los cuales nunca hablan, a los que nunca condenan, a los que elogian abiertamente sus aliados políticos (como el periódico Voz, vocero del FSP, el partido del superintelectual Carlos Gaviria Díaz, «Cagadi» para los amigos). Yo dejaré de escribir en internet el día que algún mamerto me explique eso de forma convincente.

El hombre educado tiene derecho a mandar matar gente

______Entonces sale el otro rasgo colombiano, también descrito muchas veces. El hombre «culto» usa las palabras más raras que conozca para destacarse, lleva siempre la camisa muy limpia, el anillo de grado es de oro del más puro y el perfume es algo a lo que presta especial atención. ¡No es posible que ese hombre culto encargue cortes de franela porque no se puede demostrar que lo hace! Y «demostrar» también es algo que tiene un sentido escurridizo: hasta que no aparezca la filmación perfectamente reconocible, algo que no se puede conse- guir, siempre podrá el leguleyo, ese ángel de la guarda de todos los co- lombianos, aferrarse a que no es así. El resultado es que no importa encargar cortes de franela o dejar de hacerlo, sino tener buenos mo- dales.
Los ideales justicieros

______Por eso el malentendido continuo respecto a lo que son las guerrillas: en medio de ese magma de mentiras y cobardías en que se confunde el determinador de secuestros o el testaferro de esa industria con el más cándido nacionalista lleno de complejos y hasta de buenas intenciones, a todos se les olvida que se trata simplemente del proyecto comunista basado en el modelo chino antes de la ruptura de los años cincuenta. Las guerrillas comunistas siguen el proyecto de «Guerra Popular Prolongada» que permitió a Mao Zedong hacerse con el poder en China. La guerrilla sólo es el resultado natural de la ejecución práctica del proyecto comunista. Ninguno de sus crímenes es gratuito, sino el resultado normal de esa situación de guerra.

El censo de los criminales

______De modo que hasta el último crimen guerrillero es simplemente la aplicación del proyecto totalitario y debería contarse en el haber de todos los que lo abrazan. Y lo que pasa en Colombia, la causa de que haya guerrillas todavía y de que miles de compatriotas sigan levantándose cada día a cumplir con la tarea de tomar el poder para construir el socialismo es que esa mentalidad sigue siendo hegemónica entre las clases altas. Tal vez el único matiz llamativo sea el típico gesto de los cobardes que calculan que las FARC están retrocediendo y aplican la máxima de «sálvese quien pueda». ¿Alguien recuerda a los columnistas y a los profesores hace cinco años? Todos estaban entu- siasmados con la paz que estaba a punto de conseguirse, premiando las masacres, claro; con oferta de ascenso social para ellos, claro...

Criminales pensionados

______Paradigma de esa hegemonía ideológica: el apoyo masivo entre los ricos «cultos» tanto al totalitario Cagadi, para quien la democracia no es un sistema de elección de los gobernantes sino una forma de proveer a todos comida, vivienda, educación y salud, para quien tácitamente Fidel Castro es un gran demócrata mientras que el sistema estadounidense no lo es; no sólo a ese cínico caricaturesco, sino también a los asesinos pensionados del M-19. A veces salen los tartufos condenando sus actos de antaño, pero extrañamente defendiendo lo que hacen ahora. ¡Lo raro es que ellos jamás han mostrado el menor arrepentimiento ni la menor crítica, sino que por el contrario se jactan de esos crímenes!
______Insisto: no hay una inmoralidad tan grande en ser criminal y jactarse de ello cuanto en mentir, como hace casi toda la blogosfera doctoril, respecto a la coherencia de esos criminales, a los que apoyan, de modo que ser criminal y jactarse de ello son conductas de los más juiciosos demócratas mientras que oponerse a las masacres y secues- tros es de muy mala educación (el verdadero crimen, para esa gente).

También el silencio es activismo «democrático»

______A tal punto es eso así que ningún blog de esos paniaguados melifluos del secuestro se ocupará de la perla con que salía ayer el dolido Otty Patiño: el gobierno no les ha dado toda la plata que acordó César Gaviria y ellos no están dispuesto a aceptarla sin un gran reconocimiento por su fructífera labor en defensa de la democracia. ¡No sólo protestan porque no les dan la plata, sino que de paso aprovechan para proclamar que la plata no les interesa!
______No hay otro remedio que copiar un párrafo con las palabras del propio Otty:

En mi condición de vocero para el cumplimiento de los acuerdos con el M-19 me negué a firmar un Punto Final similar al que firmaron con los otros voceros, por considerarlo indigno de nuestra historia, de nuestros líderes y de nuestras esencias. Nosotros no nos armamos para conseguir plata ni nos desarmamos tentados por retribuciones económicas. Nos movió el interés del país, la paz, la ampliación de la democracia y la soberanía nacional. Por eso participamos en la elaboración de la Constitución que ahora nos rige.

______El asesinato de Mercado y la toma del Palacio de Justicia eran actos motivados por la paz y la democracia, y los demás colombianos en realidad estamos en deuda con ellos. Incluso el que impusieran una constitución semiesclavista es algo que les debemos.
______Repito: los criminales son coherentes y defienden sus «esencias». Los que dan más asco son los criminales melifluos, hegemónicos en las universidades, en los periódicos y en la blogosfera, que no se atreven a decir que apuestan por las masacres pero sí defienden a esos personajes y los promueven. ¡No tardaremos en estar en deuda con ellos por su cordura!

4 comentarios:

  1. Me gusta mucho el tono de este blog. Lo espero en el mío para debatir sobre estos temas que merecen la reflexión de los colombianos. Creo que nuestra opción es abrir el máximo de espacios de debate para concientizar a ese pueblo sin horizontes.
    Felicitaciones.
    http://el-incendiario.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. El cierre de la columna de Patiño es para 'enmarcar' realmente.

    ¿con qué autoridad moral este gobierno pretende abrir nuevos procesos si es incapaz de darles feliz término a procesos ya consumados?


    Es decir: el billete, nuestro billetico primero.

    Y no podía faltar la defensa del terrorismo y la obligada presentación como adalides 'de la paz con justicia social':

    ¿Con qué argumentos está enfrentando militarmente a la guerrilla si desconoce la esencia política de la guerra?

    Y, ni mucho menos, el tonito 'anti-yanki'. Autonomía, supongo yo, es parar las fumigaciones para que no se les dañe el negocito a sus compadres:

    ¿Cómo piensa acabar con el narcotráfico si no es capaz de pensar con autonomía sobre ese problema?

    Y tampoco las calumnias:

    ¿Por qué el miedo a empujar la investigación del asesinato de Pizarro?

    ¿Miedo de qué?

    Y la invitación a los 'Elenos' para que no cesen de secuestrar y masacrar:

    ¿Con qué razones está convidando a una mesa al Eln y a las Farc si desconoce la naturaleza política de la paz?

    Y el presagio de que si se desmovilizan, les van a 'dar en la cabeza' con el billetico:

    ¿Qué confianza puede generar un gobierno que no respeta los logros y los acuerdos firmados con anteriores administraciones?

    Y la implicación de que 'asunto de Estado' es negociar la democracia y las leyes con ellos:

    ¿En qué queda aquello de que la paz es un asunto de Estado?

    ResponderEliminar
  3. Para El Incendiario: Estuve viendo sus blogs, yo que pensaba que era el único que tenía tanta angustia de que mis escritos se olvidaran rápidamente que abría blogs sin cesar, especializados, para que el lector los pudiera encontrar.

    Excelente lo de la visita a Corea del Norte. La blogosfera no sólo provee argumentos sino también experiencias, testimonios, datos. Yo no creía que fuera tan fácil entrar a ese infierno.

    No encontré nada que decir en su blog, pero lo seguiré visitando y lo enlazaré, en principio en mi página de portada, País Bizarro, y después en los apéndices. Por cierto, ¿no sería mejor un blog que se llamara "El Bombero"? Si ya estamos con que "Colombia es pasión" y encima le sale un incendiario, vamos a terminar todos quemados.

    Claro que podría ser "El in-zen-diario", claro que el zen, que es una cosa china, un taoísmo disfrazado de budismo que se llamaba "chang" y que se medio extinguió (no se sabe bien) mientras que en Japón sigue floreciente.

    Sería maravilloso un examen de nuestra realidad desde el punto de vista del chang.

    ResponderEliminar
  4. Para Icarus: Me ha dejado avergonzado su análisis, mientras que yo expongo de nuevo la vieja doctrina usted analiza con precisión lo que dice Otty. Ciertamente algo necesario.

    Lo que me parece llamativo es que tanta gente, la inmensa mayoría de los doctores colombianos, quiere hacerse la desentendida respecto a esas justificaciones abiertas del terrorismo. Creen que por su elevada cultura y por su rango social debemos perdonarles su adhesión a los asesinos, y creo que van a llevarse un disgusto, pues cada vez hay más gente que ve lo que se traen.

    Gracias por enlazarme en su blog, lo malo es que sólo encontré un post, y otro blog que no pude abrir. En todo caso lo invito a publicar aquí artículos, no como comentarios sino como posts "oficiales", pues ya hay otras dos personas aparte de mí que escriben. La actualización diaria, que conviene para mantener vivo el blog, termina dejándonos sin tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.