jueves, agosto 17, 2006

El silencio de las AUC

_________________________«Sin embargo, las sirenas poseen un arma
_________________________mucho más terrible que el canto: su silencio.
_________________________No sucedió en realidad, pero es probable que
_________________________alguien se hubiera salvado alguna vez de sus
_________________________cantos, aunque nunca de su silencio.»
______________________________Franz Kafka, «El silencio de las sirenas»


Vamos a ir de lo general a lo particular, según las enseñanzas tradicionales de la «dialéctica». Partamos de que hay un tipo de personas que desean que no haya ningún asesinato y otro tipo de personas que desean que haya algún asesinato. Siempre se podrían encontrar ejemplares de una y otra facción. Los que forman parte del segundo bando se caracterizan porque siempre tienen algún agravio con el que justifican que siga habiendo asesinatos: ese agravio concibe la justicia como un empate para el que está pendiente algún asesinato. Mientras no haya empate, no puede ser que se deje de matar. Claro, la suma de asesinatos siempre la amañan para que sea necesario que ellos puedan cometer algún otro asesinato: incluso ordenan asesinatos para que haya desempate y sea posible seguir ordenando otros asesinatos.

Materialización andina

______En Colombia hoy en día ese compendio de la tradición de opresión, saqueo, esclavitud y exterminio lo representa la llamada izquierda, caracterizada por el silencio con que acogen las casi diarias masacres que cometen los niños que aspiran a llevar a cabo su programa. Cada día que pasa comprobamos hasta qué punto lo peor de Latinoamérica se decanta hacia esa corriente: a las pruebas sobre la creciente miseria en Venezuela se añaden los propósitos del sátrapa boliviano, que ya convirtió su casa en monumento nacional e imprimió estampillas con su efigie.

Asesinos sin pretexto

______Es necesario señalar todo eso porque sirve para explicar el creciente delirio histérico en que arden los de esa facción a causa de la desmovilización de las AUC: no tienen ninguna vergüenza de exigir un castigo absoluto cuando en tiempos del Caguán exigían para los suyos un premio absoluto. El que recuerde un solo personaje que firme artículos y que exigiera para las FARC verdad, justicia y reparación igual que para las AUC es un mentiroso o un investigador exhaustivo que habrá descartado al 99,9 por ciento de los investigados.

El valor añadido de la ideología

______Sin despeinarse afirman que era (y es) diferente porque las guerrillas tienen una motivación política. El sentido de esa motivación es sumamente interesante, porque induciría a reconocerle poder a Hitler o a Bin Laden, a los cuales también se les puede encontrar una motivación política. ¿Qué es lo que hace que eso resulte tan fácil de admitir por los colombianos? La respuesta es casi obvia: el estrato. Los que secuestraron, violaron y asesinaron a Gloria Lara quedaron impunes porque tenían una motivación política y por eso la llamada izquierda nunca ha pedido para ellos ni verdad ni justicia ni reparación. Eran universitarios, es decir, de izquierda, es decir, tenían motivaciones políticas, etc.

Identidad colombiana

______Hay un problema en Colombia, la mayoría de la gente no se siente ultrajada por todo eso. Bastaría con que una parte significativa de la sociedad se sintiera ultrajada para que dejara de haber secuestros y asesinatos, pero es que en realidad ese derecho a matar, violar y asesinar está en el ADN de la sociedad colombiana: basta con que se pueda echar mano a alguna retórica y se tengan contactos y algún título, ya la gente sabe que tiene que someterse. La revolución pendiente es el rechazo de ese privilegio que tienen los doctores o personas de izquierda.

La esperanza pertinaz

______Todo eso debe servir como contexto para entender la desesperación en que los sume la desmovilización de las AUC: no puede ser que deje de haber asesinatos que sumen agravios para seguir alentando a los niños asesinos que los pondrán de ministros, embajadores y demás. Tiene que haber algún modo de volver a los amables tiempos del Caguán en que la destrucción de pueblos mediante cilindros de gas y el reclutamiento masivo de niños eran casi legales, como la ley 002, mientras que se exigía al gobierno que dedicara al ejército a combatir a las AUC. Es todo el sentido de la delirante campaña que llevan a cabo, a ver si consiguen que las AUC se lancen de nuevo a la ilegalidad y vuelvan a cometer grandes masacres para poderlas cobrar a través de todos los cómplices de AI, HRW y la ONU.

Rasgos de la minoría selecta

______Es inevitable volver al principio de este post para entender lo mínimo: hay quien quiere que cesen todos los asesinatos porque su aspiración es la restitución del derecho y la relación pacífica de los ciudadanos y hay quien necesita que haya muchos, muchos asesinatos porque sin muertos sobre la mesa su proyecto tiránico se queda en la pretensión de una minoría. Hay que volverlo a entender: ¿cómo es que esa minoría no es regional ni racial ni religiosa ni profesional? Sólo es universitaria porque la universidad es tradicionalmente el filtro de las clases poderosas. La mera pretensión de una minoría de implantar su dominio por encima de la voluntad de los demás ciudadanos resultaría un disparate en sociedades civilizadas, pero en Colombia no, por cuanto simplemente repite un patrón tradicional.

Igualdad como sacrificio histórico

______Ya he explicado muchas veces que en Colombia hay un 80-90 por ciento de personas pobres o excluidas mientras que el resto dispone de todo sin esfuerzo: se trata de los empleados estatales y los demás. Los empleados estatales acceden a los puestos por estar relacionados con el poder político, y en la medida en que ese poder es variable y depende de votos se sienten amenazados en sus privilegios y pretenden congelar ese orden social para seguir en lo de siempre. En tal sentido Colombia es sencillísima: los empleados públicos son mayoritariamente castristas y partidarios de que haya una negociación en que haya «justicia social» y se acabe la desigualdad. ¿Qué importa que la desigualdad los favorezca a ellos?
______Ninguno se da cuenta de que al reducirse la desigualdad saldrían ellos perdiendo. Es que la condición moral del colombiano, lo peor del colombiano, se resume en esta clase de personajes. Les gusta tanto la igualdad que no ven modo en anular los resultados de las urnas en que todos son iguales y reemplazarlos por la imposición de unos asesinos.

El precio de la guerra civil

______Se llega así a algo que podría ser el resumen de todo: hay partidarios de la guerrilla. ¿Verdad que parece sencillísimo? Me gustaría que alguien me mostrara un solo artículo de periódico o algún post de algún blog en el que se reconozca que existen partidarios de la guerrilla. ¡Todos son sólo fervientes adoradores de la verdad, la justicia y la reparación! «Fundamentalistas», los llamaba el increíble (idiota o cínico) Eduardo Pizarro. Lo interesante es que si por algo crecieron en Colombia las bandas de asesinos ligadas a los ricos rurales y al narcotráfico fue precisamente gracias a las guerrillas. Pero los de la llamada izquierda veían a esas bandas por una parte como un factor de desestabilización que les podría granjear partidarios entre las víctimas y por la otra como un pretexto para sus masacres.

Los culpables de las masacres

______Fue durante los dos gobiernos más complacientes con las guerrillas, los de Samper y Pastrana, cuando más crecieron esas bandas, no sólo en recursos y combatientes sino sobre todo en apoyo popular. Dado que el apoyo político a la guerrilla es una de las principales fuentes de renta en Colombia, sobre todo entre los intelectuales y personas aptas para ocupar cargos públicos y disfrutar de viajes, becas, etc., habrá que evaluar alguna vez su responsabilidad en el crecimiento de las AUC. Lo que se ve tras la desmovilización es el ejercicio del más hediondo cinismo que la historia colombiana registre: mientras que las masacres de las guerrillas las cobran exigiendo negociación y rendición de la sociedad, la desmovilización de esas bandas la obstruyen porque quieren seguir justificando las masacres guerrilleras y porque alguna renta obtienen de descalificar a la democracia colombiana.

Contra la impunidad

______Mientras la gente no sepa en qué bando está no hay nada que hacer, pues precisamente lo que debilita al gobierno en la negociación y fortalece a las AUC es esa determinación de una facción poderosa que se manifiesta en la prensa de impedir que se desmovilicen. Quien tenga un poco de memoria podrá recordar la actitud con que todos estos personajes siempre reaccionaron contra una intervención extranjera, y aun contra todo esfuerzo militar para contener a las guerrillas. Su pretensión no es ni el cese de los crímenes ni menos su castigo, sino lisa y llanamente la rendición de la sociedad. Sería relativamente posible vencer y castigar a las AUC y a sus cómplices institucionales de no ser porque ese esfuerzo habría significado un avance tal vez definitivo de la guerrilla y su proyecto de guerra civil y por tanto de las respuestas informales y del derramamiento de sangre. Baste eso para explicar que esa gente veía en las masacres de la banda de Mancuso otra ocasión de lucro.

Salvar lo salvable

______Partiendo de todo lo anterior se puede empezar a entender el esfuerzo que hacen una vez el gobierno consigue desmovilizar a esas bandas: toda la alharaca que puedan para quejarse de que el gobierno les ofrece impunidad como si para sus niños fueran a aceptar esa impunidad. Perdón, para los jefes de sus niños: les da igual lo que pase con los niños, sólo el volumen de gasto «social» que les reportarían las masacres: puestos, viajes, becas... Como eso no consigue conmover a nadie más que a las sectas afines al terrorismo en Europa, la campaña se centra en las calumnias. Da lo mismo que personajes como Héctor Abad Faciolince descarten cualquier relación de Uribe con las AUC, siempre se dirigen a un público bastante impaciente para leer. La simetría les resulta muy cómoda, y siempre encuentran el tipo de chusma que disfruta de esa clase de interpretaciones.

La democracia de las AUC

______Poco se entenderá mientras no se recuerde que para estos demócratas a la cubana la democracia colombiana es ilegítima porque no ofrece a todos los mismos parabienes que ofrece el régimen de Castro. En esa carrera de descalificación, que tiene éxito sólo en Colombia por cuanto se dirige a valores tradicionales, termina convirtiendo la democracia colombiana en el régimen de las AUC: ¿qué importa la escrupulosa legalidad del gobierno, la sumisión a los caprichos de la Corte Constitucional, el apoyo de más de dos tercios de los votantes de las grandes ciudades, los menos expuestos a la intimidación? ¿Qué importa que precisamente fuera la intimidación la que permitiera al candidato amigo del narcoterrorismo ganar en departamentos fronterizos? El más digno de lástima de esos vociferantes profesionales ya ha convertido a Uribe en un dictador. Tal es el rigor de esos sabios.

Forcejeos y capturas

______La mayoría de los colombianos desearíamos que nunca hubiera habido bandas de asesinos. Los de izquierda están muy molestos porque le salió competencia a las bandas de asesinos que ellos organizaron y promovieron y apoyan y justifican y protegen. El que resulte menos costoso para la sociedad ofrecer una salida a las AUC es simplemente complementario de lo que se ofrece a los guerrilleros. Pero por nada del mundo se debe permitir que unos criminales resulten los amos de la sociedad. ¡Para eso habría que ilegalizar al PDA, tal como en España se ilegalizó a Batasuna, pues su tarea es complementaria de las masacres de las FARC y en realidad son parte de un mismo proyecto político, cosa que ni siquiera niegan! Pero por la misma razón las presiones de las AUC para acosar al gobierno y la ostentación de sus riquezas de origen criminal resultaba merecedora de una respuesta. Una cosa es que el castigo para ellos se atenúe; otra, que se conviertan en los amos de la situación. Tal cosa a lo mejor la obtendrían si la izquierda hubiera matado a otros cien mil colombianos y la sociedad estuviera desesperada, pero eso todavía está lejos de suceder.

Lo peor de las AUC

______Estos pescadores en río revuelto pretenden aprovechar todas las circunstancias para sacar adelante su sueño de una Cuba andina: cuando las AUC masacraban campesinos, culpaban al gobierno; cuando dejan de hacerlo, culpan al gobierno. ¿Cuántas veces hay que decir que se trata sólo de la esperanza de poner al ejército a matarse con las AUC para que pueda aplicarse la ley 002? Se puden decir las cosas miles de veces y estos particulares canallas delirantes siempre dirán que no ven ningún argumento. Ciertamente, la desmovilización de las AUC los deja sin pretexto para seguir extorsionando y masacrando y por eso aúllan tan patéticamente. Lo peor que les pueden hacer las AUC es dejar de matar gente.

Capturas y pesca

______La captura de los jefes de las AUC les ofrece ocasión de exhibir su desesperación: ya que no pueden afirmar que el gobierno está rendido a esos malhechores afirman que es una farsa, tal es su capacidad de argumentación. Pero no por eso dejan de indignarse por las supuestas presiones estadounidenses para que tal cosa ocurriera, siguiendo un reciente editorial de El Tiempo. Si el gobierno es complaciente con las AUC, se indignan contra el narcotráfico, al que extrañamente no condenan. Pero si no es complaciente, les sale el patriota. Realmente aburre repetir lo obvio: no importa que haya unos niños secuestrando y masacrando gente, no van a dejar de ocurrir esas cosas mientras no se rechace con claridad a estos infectos residuos de la Colombia esclavista.

La moral de la izquierda

______Esa combinación de perfeccionismo moral y patriotismo puede resumir la condición de esa clase social parasitaria: cuando encuentran una entrevista de hace décadas en la que dicen que el vicepresidente reconoce haber fumado marihuana, se indignan. ¿Están en contra de que alguien reconozca haber fumado marihuana? Nada de eso. En tal caso estarían contentos porque el gobierno supuestamente pretende volver a penalizar la dosis personal. ¡Es que tienen pasión por la coherencia! Dios mío, estos psicópatas realmente no se cansarán de matar gente. ¿Qué importa que el vicepresidente no haya dicho nada de penalizar la dosis personal? No, sólo encuentran un documento escandaloso y se hacen portavoces a la vez de los enemigos de la droga y al mismo tiempo de los enemigos de la penalización de la dosis personal. Basta con pensar un rato para encontrar el mismo patrón.

El caso de Jaime Garzón

______La efemérides del asesinato de Jaime Garzón ha sido el festival para ellos de deslegitimación de la democracia: ¿alguien recuerda un solo comentario en el que se ponga en duda de que al humorista lo mataron por su ingenio y porque gustaba a los niños? Son así, realmente la mentalidad criminal es algo muy arraigado en Colombia. Yo recuerdo de esa época muy en especial unas declaraciones del ex ministro Rafael Pardo Rueda en las que señalaba a algunos militares. Él sabría por qué lo decía. El caso es que ciertamente había tramas criminales que trataban de oponerse a la rendición del Caguán: una de las manifestaciones de esas tramas fue el atentado contra Wilson Borja, en el que después resultaron involucrados varios policías. ¿Alguien recuerda entre tantas decenas de posts dolidos y hambrientos y sedientos de justicia que se recuerde que Garzón formaba parte del mismo comité de fomento a la negociación de Borja? ¿Y que tenía relación con muchas negociaciones de secuestros, según informaba la prensa de la época? Sólo se trata de mentir para ver si es posible recuperar las tasas de secuestros de la época y el sueño del apartamentico en Los Rosales y el puestico diplomático (o el ascenso) que pueden provenir de la solución negociada.

Garzón y Castro

______Para entender tanto dolor sólo hay que recordar la multitud de panegíricos de Castro que esos grupos publican. El dolor por la persecución de la inteligencia lo explotan para buscar un régimen de verdadera justicia. ¿Alguien se acuerda de los miles de asesinados de esos años a manos de las FARC? Sobre todo esa gentecita busca ponerlos en el lado del conflicto para cobrarlos igual que el asesinato de Jaime Garzón. Y la verdad es que cuando alguien alcanza tanto poder como alcanzaron ellos a punta de asesinatos el ejemplo cunde en la sociedad. Lo que pasa es que ellos debido a sus elevados ideales sienten que tienen derecho a matar gente, porque representan el avance de la historia.
______Ojalá se llegue hasta el final respecto a los asesinos de Garzón y se los castigue, sobre todo a los que ocupaban u ocupan cargos públicos. Pero eso no detendría los asesinatos que cometen los tristes peones de la izquierda, ni tampoco las respuestas criminales de quien no ve impedimento en prosperar por el mismo medio, como ocurrió con las AUC.

¿Quién mató a Garzón?

______Hay unos sicarios y alguien que los contrata, son la punta de la lanza que mata a Garzón. La responsabilidad la comparten con los que promueven los asesinatos y dan el ejemplo que conduce a eso. Si en una sociedad proliferan esa clase de psicópatas es inevitable que haya bajas de su propio bando. Pero es que una sociedad no puede permitir que proliferen esos criminales. El tercer responsable es la sociedad colombiana que permitió el Caguán, pues ese proceso sólo servía para que día tras día los asesinatos cometidos por la izquierda aumentaran, prácticamente con apoyo gubernamental, y la sensación de impotencia y fracaso cundiera entre los que tenían por misión impedirlos. La fase siguiente, de no haber sido por la respuesta popular que llevó al triunfo de Uribe Vélez, habría sido la división del ejército y el triunfo de algún Suharto aliado con las AUC, pues la mayoría de la sociedad ni entonces ni ahora se dejará oprimir por esos sicarios ni por sus patrones.

La mejor profesión

______Ojalá se metiera en la cabeza de la gente que por nada del mundo se debe admitir que el asesinato conduzca al poder político, que quien vota por los asesinos jubilados del M-19 es ya un asesino pues está fomentando el ejemplo. No obstante, parece que eso no lo comprenden los colombianos de clases acomodadas, cuya instrucción consiste sobre todo en el adoctrinamiento respecto al privilegio que tienen ellos, en cuanto sabios (patanes espeluznantes que creen que en Líbano hay amish y que «dignidad» es un adjetivo, o que oponerse a los asesinos es ser de ultraderecha), para mandar matar gente y lucrarse de ello y cubrirlo con retóricas que sólo les pasan inadvertidas a ellos. ¿Serán capaces los demás de comprenderlo?

martes, agosto 08, 2006

El cepo de los derechos

Hace poco apareció una noticia en El Tiempo sobre una adolescente indígena de catorce años que había sido sometida al cepo por haberse dejado seducir por un policía. Es la clase de relatos de la Colombia profunda que están esperando su género musical del mismo modo que las pasiones de los burdeles de la entonces opulenta Buenos Aires encontraron el tango. Pero dejando lo pintoresco, es muy llamativo el argumento con que se defendieron los que impusieron ese brutal castigo: formaba parte de su cultura.

Los derechos colectivos

______Es, como cosa rara, el requetemanido tema de la corrupción del lenguaje. A los derechos del hombre aprobados como norma universal por la ONU en su fundación se les «añaden» otros «derechos» que, como en el ejemplo, significan lisa y llanamente la supresión de los primeros. Se presentan como «derechos» de la comunidad pero existen a costa de los derechos concretos de los individuos, y en la práctica sólo encarnan la dominación. Allí donde hay «derechos» colectivos sencillamente unos individuos disponen de los derechos de otros. Con muchísima frecuencia hay fenómenos de dominación de determinadas comunidades por parte de individuos ajenos a ellas que se encubren como «derechos» colectivos. En Colombia con respecto a los indígenas es algo que todo el que quiera conoce: los poderosos a través de sus ONG tramitan determinados favores para los jefes de las tribus y en paralelo las guerrillas les imponen determinadas conductas, como la oposición al TLC. No podría ser que un individuo indígena discrepara: amenazaría los «derechos» de su «pueblo».

La mayoría de edad relativa

______Tanto el cepo como la unanimidad forzosa respecto al TLC representan excepciones al código general que alberga los derechos humanos. Otro ejemplo más expresivo, no sólo del sentido de esa noción de relativismo cultural sino de lo que realmente significa la Constitución del 91 con su acción de tutela, fue el caso de una señorita indígena elegida al Concejo de Bogotá por el partido de los magistrados. No alcanzaba la edad mínima requerida por la ley, pero ni cortos ni perezosos los magistrados aceptaron que en su comunidad la mayoría de edad se alcanzaba a una edad más temprana, por lo que en proporción la concejala cumplía el requisito. Tal vez el sentido de la civilización en Colombia consista sólo en entender que quien tiene «derecho» a interpretar tan libremente las normas lo va a hacer siempre en su propio beneficio. En este caso, la excepción indígena no servía en absoluto a los miembros de esas comunidades sino sólo a las rentas inicuas de los magistrados y de su clientela.

La defensa de los nombres mapuches

______
La cuestión tiene su base argumentativa en el hecho evidente de que ciertas formas de vivir, lenguas, tradiciones culturales y formas de organización social tienden a desaparecer ante la presión de los modelos del mainstream global. En Chile se dio el caso de que la gente que ostentaba apellidos mapuches era objeto continuo de burlas y humillaciones por parte de los que ostentaban nombres españoles, de tal modo que muchos empezaron a cambiarlos, con lo que se amenazaba la persistencia de esas tradiciones. De ahí surgieron las presiones para que se impidiera cambiar los nombres. Es decir, en cuanto la libertad individual entra en conflicto con la supervivencia de las tradiciones, se sacrifica la libertad individual. Hay muchos ejemplos de ésos, y siempre conducen a la cuestión del relativismo cultural: es la libertad individual una cuestión universal o un rasgo de la cultura occidental dominante que amenaza las «identidades» alternativas. Nadie estará a salvo de responder.
______Lo cierto es que existe el problema de las formas de vida amenazadas, cuya preservación se podría considerar loable si no fuera la típica excusa de los típicos vividores para desviar rentas estatales y limitar libertades individuales.

Los derechos fundamentales

______Pues es exactamente lo mismo que pasa en Colombia con los llamados «derechos fundamentales», que su libre interpretación por los mandarines termina siendo un mecanismo eficaz para precisamente anular los derechos reales adquiridos en los contratos o definidos en el ordenamiento jurídico. Se trata de derechos de una gran abstracción que con frecuencia se usan simplemente para excusar cualquier despojo al erario público. Ciertamente todo el mundo tiene «derecho a la vida», no hay país en el que no esté penalizado atentar contra ese derecho: ese atentado se conoce como homicidio. ¿Se concibe el «derecho a la vida» en otro plano, como que el Estado tiene prohibido matarlo a uno? Magnífico, es como lo define la Constitución: no hay pena de muerte.
______Esa definición es lingüísticamente discutible (en la Declaración aprobada por la ONU se alude al derecho a la vida, aunque muchos países firmantes aplican la pena de muerte), pero se entiende con claridad: está prohibida la pena de muerte. ¿Qué tiene que ver eso con por ejemplo la exigencia de un tratamiento que cuesta muchos millones para alargar la vida de una persona de más de cien años? En realidad el derecho a la vida vale para todo, la ausencia de una persona lo puede matar a uno, ¿debe el Estado obligar a esa persona a volver? Depende del capricho del juez.

¿Quién tiene derecho?

______
Bueno, detrás de esa libertad de interpretación aparece por una parte el arca inagotable de los recursos públicos, pero sobre todo la concentración de poder en manos de los jueces. Cuando se discutía, hace unos años, la posibilidad de limitar las atribuciones de los jueces de modo que sólo pudieran imponer cosas realizables, salió el entonces presidente de la Corte Constitucional, Eduardo Montealegre, a decir que esa institución no tenía por qué ser cómplice de la ineficiencia del Estado. Es verdad que la hechura moral de los colombianos es singular, pero cuando alguien se atreve a decir algo así es inevitable el asombro. ¡Qué gentecita!
______En resumen, los derechos fundamentales son, igual que los derechos colectivos, pretextos para que una casta que se apropió del Estado a punta de asesinatos (como el de José Raquel Mercado o los verdaderos juristas masacrados en el Palacio de Justicia) disponga de los recursos públicos y anule cuando le convenga los derechos concretos de los demás. Al igual que con la acción de tutela, si algo define a un país civilizado es precisamente que nadie los vive invocando para cualquier interpretación forzada, ni menos los asocia con los «derechos económicos y sociales», concepto totalitario que suele acompañar a una mentira infame: lo que en la realidad impide que una persona humilde tenga acceso a los bienes básicos es sobre todo el despilfarro de los recursos comunes en pagar sueldos altísimos a los vividores que explotan esas abstracciones en su propio beneficio.
______Es otro falseamiento que expresa la persistencia del orden esclavista de la Colonia y la inmadurez de la sociedad para superarlo. Ojalá al menos hubiera un atisbo de conciencia al respecto.