domingo, agosto 14, 2005

Tres retratos

De un extraordinario valor son las declaraciones con que tres destacadas figuras del antiguo M-19 contestan a las preguntas de Semana sobre las acusaciones de Popeye. No sólo porque constituyen en sí toda una confesión de culpa, sino porque permiten ver el estilo de cada personaje.

Antonio Navarro Wolf, candidato presidencial



"Yo me enteré de la toma del Palacio por fuera. Para esa época yo estaba herido y había salido del país. Nunca me enteré de los detalles de la operación. Yo vi lo que pasó por televisión y por eso no puedo decir nada sobre ese episodio que considero que fue un gran error. A mí nunca nadie me comentó nada dentro del M-19. Sin embargo, cuando regresé, años después, nunca escuché esa versión. El tema del Palacio era un tema del que poco hablábamos porque fue muy doloroso para todos".

Hay que prestar mucha atención: él nunca oyó esa versión, pero por si acaso, por si surgen nuevas pruebas, declara que se hablaba poco del tema. ¿Podrá el sufrido lector hacer el esfuerzo de imaginarse a los dirigentes de una guerrilla como ésa rehuyendo por miedo al dolor hablar de un tema como ése?

De no ser porque hay más pruebas, aparte de las investigaciones del ex ministro Carlos Medellín y de la opinión de la fiscal encargada del caso, Navarro no habría salido con semejante cuento. Lo único que sale en claro es esto: a él que lo esculquen. Él estaba fuera y no pudo participar en eso. ¿Cómo pedirle que demuestre que las acusaciones son falsas? Ni siquiera pretende decir eso.

¿Qué responsabilidad va a tener él de que su antigua organización colabore con el criminal más abominable para matar a los verdaderos juristas? Pobre, él no sabía. Y aspira a la presidencia siendo que dirige una organización semejante y no se entera de cosas así. ¡Que venga Samper y lo vea!

Gustavo Petro ex militante M-19 Congresista

"Para esa época yo estaba muy joven y además estaba preso. Pero sí puedo decir varias cosas. Primero. Dos millones de dólares, que es lo que dice 'Popeye' que recibió el M-19, era mucha plata. Con esa cantidad de dinero lo lógico es que la guerrilla hubiera comprado artillería antitanques para defenderse cuando ingresaron los tanques al Palacio y hay que recordar que esa fue una de las razones por la que la guerrilla perdió. La relación entre el dinero que afirma 'Popeye' que dio Escobar y el armamento que tenían los 30 guerrilleros evidencia lo absurda de la afirmación. De otro lado 'Los Extraditables' no eran tan ingenuos de pensar que quemando los expedientes se salvaban de la extradición. De todos los expedientes había copias en otros lugares, incluso Estados Unidos. De los únicos que no había copia, y que sí estaban en el Palacio, era de las investigaciones que se llevaban contra los militares por torturas. Tampoco es lógico pensar que la guerrilla incendió los expedientes, que estaban en el primer piso, porque eso era prácticamente un suicidio, ya que lo guerrilleros se quemarían. Todo esto, y otras cosas, lo único que demuestra es que 'Popeye' no está diciendo la verdad".

Éste tampoco supo nunca nada de eso. Es la primera prueba de que Popeye miente: ¿cómo es posible que todos los dirigentes del M-19 no hubieran oído nada al respecto? ¿A ver? A ver: ¿cómo es posible que con tanto dinero no fueran a comprar armas antitanque y también por si acaso antiaéreas y algún remedio contra cañonazos desde Monserrate? ¿Dónde está entonces el dinero? Era muuuucho dinero.

Para creerle a Petro hay que ser un convencido de su retórica. Eso tiene algo religioso, sencillamente el dinero fue a parar a las cuentas de algún dirigente de los que negoció con Escobar, las armas antitanque eran un lastre imposible porque nadie tendría por qué prever un ataque con tanques.

Las copias de los documentos que había en otros lugares servirían de bien poco como pruebas en caso de reiniciarse los procesos. Muchos documentos no tendrían valor probatorio, por ser fotocopias y cosas así. Pero en todos los casos la reconstrucción de los sumarios duraría décadas, sobre todo porque los abogados se dedicarían a retrasarlas. Es una mentira flagrante lo de que destruir los expedientes fuera inútil.

Y acerca de quemar los expedientes: ¿quién dijo que iban a quemarlos? Es el típico recurso leguleyo: A. Popeye dice que a los del M-19 les pagaron por destruir los expedientes, B. éstos se quemaron y C. la explicación de Petro es que no fueron quienes quemaron los documentos. Resultado, magia: C demuestra que A es falso. Así son.

Más merecedor de un análisis es la idea de que los expedientes que no tenían copia eran los de los militares por torturas. Es el viejo mito de que los militares atacaron el Palacio de Justicia para destruir las pruebas contra Escobar. Como ahora eso ya no se sostiene mucho, sale la versión de los expedientes por torturas. ¿Alguien recuerda en esa época algún militar preso por torturas?

Todos los días la gente se escandaliza cuando uno dice que la guerrilla y la izquierda "democrática" (¿acaso niega la guerrilla ser "democrática"?) son lo mismo. Este juego con los expedientes por tortura lo demuestra.

¿Qué habría pasado si los militares no atacan el Palacio de Justicia? En la imaginación de mucha gente puede crearse cualquier solución, incluso la de que los asaltantes se iban a Cuba sin recompensa por su acción. No es verdad: en ningún momento renunciaron a exigir lo que había motivado teóricamente el asalto. Ésos son los ensueños de cualquiera.

Los de Petro y compañía son esto: que los objetivos de la acción se hubieran conseguido. Al igual que Vera Grabe, que presume en su libro por haber participado en el asesinato de Mercado, Petro comparte la acción, sólo lamenta que no diera el resultado esperado. Aunque teniendo en cuenta la motivación incentivada por Escobar, y la otra, la menos conocida, el interés de renovar la cúpula judicial, se puede decir que sí lo consiguió.

Usted mañana va y entra al casino y se gasta el sueldo del mes: después lo lamenta, pero ¡qué alegría si hubiera ganado! No es que se arrepienta del vicio, sino que lamenta que no diera resultado.

La toma del Palacio de Justicia tuvo un apoyo mayoritario en las universidades, pues la ambición comunista tenía y tiene entre esas capas sociales un gran apoyo. Por eso esa cómica transferencia de la culpa a los militares, que habrían ocasionado el desenlace sangriento con torcidas intenciones. Porque lo justo era que el M-19 impusiera todos los objetivos de la toma.

Lo que cada lector debe plantearse es de qué lado está.

Otty Patiño ex militante M-19

"Es poco creíble la versión. Nosotros no habríamos hecho una inversión tan grande en hombres y mujeres que estuvieron en el Palacio con el objetivo de ir a quemar unos expedientes. La gente que murió allá era muy valiosa. Es obvio que si hubiésemos tenido la plata, se habría destinado una parte importante para conseguir recursos para la contención de los tanques como, por ejemplo, rockets antitanque. Es inconcebible que alguien del M-19 estuviera al servicio de esa gente. No tiene lógica hacer una operación de esa magnitud para servir a esa gente, eso no tiene ningún sentido ni moral ni políticamente. Álvaro Fayad, quienes lo conocimos, sabemos que era una persona con una convicciones morales y políticas muy sólidas que jamás iba a sacrificar a su gente por servir a los intereses de los narcos. Álvaro no era un bandido. La decisión de la operación fue de tipo político y es innegable que fue un error desde el punto de vista político y técnico. Además cómo puede uno confiar en los testimonios de esa gente, de esos sicarios que vivían negociando la vida y que no tienen límites morales para decir mentiras sobre cualquier cosa. Uno no puede aceptar como cierto lo que dicen los sicarios. Lo interesante sí es saber qué busca con todo esto".

Esta respuesta sí requiere un comentario detallado. ¡Y todavía se escandalizan de que se diga que son la misma guerrilla!

Es poco creíble la versión.

Ajá.

Nosotros no habríamos hecho una inversión tan grande en hombres y mujeres que estuvieron en el Palacio con el objetivo de ir a quemar unos expedientes.

Pero ¿quién niega que los otros objetivos también los perseguían? De nuevo el fenómeno leguleyo. A. Tenían unos objetivos dentro de su plan "político" de tomar el poder. B. Recibieron financiación y armas de Escobar, sin las cuales no habrían podido emprender el ataque, a cambio de destruir unos expedientes. C. Arriesgaron a muchos guerrilleros por el motivo A. D. Conclusión, el motivo B. Es falso. Es todo un arte, el contenido de la izquierda terrorista en Colombia está formado por esa clase de artilugios verbales.

La gente que murió allá era muy valiosa.

¿Quién les dijo que iban a morir? ¿Había también huríes en un paraíso alcanzable tras la muerte en la retórica de estos falsos anapistas?

Es obvio que si hubiésemos tenido la plata, se habría destinado una parte importante para conseguir recursos para la contención de los tanques como, por ejemplo, rockets antitanque.

Ya he explicado que podría haber ataque con helicópteros, con paracaidistas, con grupos de asalto incluso gringos, con cañonazos desde Monserrate o incluso un cerco durante semanas como el de la embajada dominicana. Lo mismo: la prueba de que no recibieron dinero de Escobar es que no llevaron armas antitanque. ¡Qué gentecita!

Es inconcebible que alguien del M-19 estuviera al servicio de esa gente.

Sí, desde un punto de vista clasista es inconcebible, pero ¿no había descendientes de Ospina Pérez? ¿Quiere decir que el M-19 era moralmente superior a Escobar? Es lo mismo que Petro, hay que ser de los suyos para creerlo. Hay que estar lleno de prejuicios clasistas para suponer que Al Capone es alguien peor que Abimael Guzmán.

No tiene lógica hacer una operación de esa magnitud para servir a esa gente, eso no tiene ningún sentido ni moral ni políticamente.

Ergo, el ataque sí lo tenía. En la medida en que sus objetivos eran los que proclamaban, sí tenía sentido moral y políticamente el ataque. Por lo demás, el viejo cuento de que el objetivo "colateral" de cumplirle a Escobar excluyera los otros.

Álvaro Fayad, quienes lo conocimos, sabemos que era una persona con unas convicciones morales y políticas muy sólidas que jamás iba a sacrificar a su gente por servir a los intereses de los narcos.

Vamos a creerle: ¿quién dijo que iban a sacrificar a nadie? Casi todos los atacantes esperarían salir como héroes. O es que Otty sabe algo... ¿Eh? ¿Estaba previsto el sacrificio por motivaciones más elevadas? Un poco rara esa frase.

Álvaro no era un bandido. La decisión de la operación fue de tipo político y es innegable que fue un error desde el punto de vista político y técnico.

Ojo: antes estaba la mención al sentido moral. Esta vez se aclara que era un error político y técnico; moralmente, ningún problema. PERO NO LO HABRÍA SIDO SI HUBIERA SALIDO BIEN. Acerca de si quien organiza una proeza como ésa es un bandido, es fácil contestar: un bandido es un tipo normal que se aprovecha de la situación y oprime a quienes puede en un contexto concreto. Una persona del pueblo. Los del M-19, como todos sus socios del Foro de Sao Paulo (Partido Comunista, FARC, ELN), no son bandidos: son CRIMINALES.

Además cómo puede uno confiar en los testimonios de esa gente, de esos sicarios que vivían negociando la vida y que no tienen límites morales para decir mentiras sobre cualquier cosa.

Esta frase la suscribo completamente: es que Otty es alguien peor que un sicario, pero la cultura clasista colombiana impide verlo. ¿Es que no vive negociando él la vida? ¿Es que tiene límites morales para mentir?

Uno no puede aceptar como cierto lo que dicen los sicarios.


¡Claro, como el lector ya se puso del lado de la gente de bien, no va a creer lo que dicen los sicarios! Viene "Popeye" y dice: "Quiero ir al baño". ¿Cómo va a ser eso cierto? Hijo de puta ese, ¡claro que no quiere ir al baño! Otty dice que todos los sicarios mienten siempre, pero él es sicario. A ver cómo me resuelven el problemita. A ver quién me baila ese trompo en la uña.

Lo interesante sí es saber qué busca con todo esto.

En efecto: pero no es difícil. Se busca vender libros, figurar, darse importancia. Yo creo que incluso algo universal y humano, que es dejar constancia de lo que se hizo. Una vez vi un reportaje sobre los campos de concentración y entrevistaban a un nazi: ¿se sentía él culpable? No, en absoluto. Tampoco orgulloso, pero las cosas habían sido así. Y al final de su declaración explicaba: que no se diga que eso [las cámaras de gas] no existió porque yo estuve allí".

No es difícil entender que Popeye quiera vengarse de todos los que trabajaron con Escobar y ahora lo niegan. A cualquiera que pague prisión por todo eso lo indignaría.

7 comentarios:

  1. De paso ud quiza nos explique algún día la sospechosa actitu del ejercito que trato de rescatar a los magistrados disaparando con un tanque contra el palacio e incendiandolo...¿o es que ud es tan ingenuo para creer que el M-19 fue el único en hacer tratos con Escobar? Claro, el Estado es una inocente palomita...

    ResponderEliminar
  2. (Estos son comentarios al post anterior, que no se puede suprimir por un fallo del sistema. Una persona que escribió un mensaje conmovedor me pidió que lo borrara, aunque la situación que cuenta me fuerza un poco a decir: ¿por qué no huyen todos al exterior y denuncian con nombres y apellidos a quien ha cometido la desaparición?

    Yo creo que no podría vivir así.)

    El Juli said...
    Hay acaso un negocio más rentable que el narcotráfico? Por supuesto. La guerra. Es un negocio de jugosas sumas legales provenientes de la inversión estatal en la defensa (que representa un alto porcentaje del PIB), de la inyeccion de capital extranjero en la angelical forma de los Plan Colombia, pero más, mucho más aun, del capital ilegal procedente del trafico de armas e influencias.

    Perpetuar la guerra, sea quien sea el payaso que se presenta en este circo y su posicion (facho o zurda)es simplemente parte del montaje que se requiere para justificar este negocio que se seguirá manejando asi hasta tanto haya necesidad historica de transformar las operas: Godos vs. Liberales, Ejercito-guerrilla, Policia-Narcos, Guerrilla, Paras y Estado.

    Cuando el discurso mamerto entra en decadencia (de esto ya hace rato asi existan algunos que se rehusan a abandonarlo), la figura que ud. menciona del sr. Cepeda tiene que buscar nueva verborrea para tener sustrato sobre el cual abalanzarse y recurre a esa retorica con el fin de polarizarse, de oponerse al estado pero bajo un halo demagogo, facilmente contagioso a una opinion publica ignorante hasta los tuetanos.

    Debo admirar en este post esa lucidez con la que se está colocando de relieve esta situacion porque es justo que al menos uno entre 40 millones sea capaz de pasar por el cedazo este sofisma de distraccion.

    2:22 PM
    Jaime Ruiz said...
    Para el Juli: figúrese que yo creo que su razonamiento sobre la rentabilidad de la guerra falla en una cosa: en que para un militar o para un gobernante sería más lucrativo y más prestigioso ganarla que perpetuarla.

    El fin de la guerrilla sería muy fácil de no ser por las ambiciones de los sectores sociales que la respaldan. Los guerrilleros podrían conservar las armas, conservar todos los recursos que han acumulado gracias al narcotráfico, conservar sus estructuras de mando y quedar completamente impunes. Sólo tendrían que renunciar a desplazarse por ciertas regiones, o a salir de las suyas, que no serían ciertamente menores que lo que ocupaba el antiguo Caguán.

    El problema son los que esperan lucrarse más allá de eso, EN FORMA DE PODER POLÍTICO. Es un problema insoluble, porque si a la guerrilla le fuera muy bien una temporada y consiguiera que la gente eligiera a un gobernante que les diera poder y sacrificara la democracia (la elección de los gobernantes y legisladores, que es casi todo lo que se discute), en seguida surgiría quien se planteara imponer también sus normas masacrando gente. ¿Por qué no iba a hacerlo si ya se había demostrado que era lo más rentable?

    El esfuerzo de acabar con la guerra hoy en día es precisamente forzar a la guerrilla a negociar una desmovilización, a lo cual se niegan porque sus cálculos van por la proyección de sus recursos, de su capacidad de comprar armas y reclutar gente y sobre todo el apoyo europeo y de los vecinos sudamericanos.

    En esa tarea el gobierno está solo, salvo por el apoyo estadounidense y de la mayoría de los colombianos. Los partidos de la oposición están con las FARC, no quieren que se negocie como con las AUC la desmovilización sino que se premien copiosamente sus infinitos crímenes.

    Ésa es toda la discusión y lo que hay detrás de las campañas victimistas: intentos de impedir que se disuelvan las comunidades de paz, que se desmovilicen las AUC, pues sus crímenes daban cierta legitimidad a los guerrilleros, y de paso desprestigiar al gobierno.

    Es un acto de guerra. Pero ¿hay una guerra entre los niños secuestrables y los intelectuales de la izquierda? La guerra que es sólo agresión de una parte se llama sencillamente CRIMEN.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Respondon9:07 p.m.

    Lo de siempre, pelea entre interesados con malos antecedentes. No hay nada, absolutamente nada que escoger entre las versiones de Popeye y de los exguerrilleros del M-19. Mientras no hayan pruebas fehacientes que no provengan de las narrativas de personas que obviamente son capaces de mentir porque se han mostrado capaces de pecados de mayor importancia, no pienso malgastar en tiempo en el trabajo medieval de cotejar las versiones.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:37 p.m.

    Los comentarios de Patiño en El Tiempo de hoy evidencian lo mal montada que está la declaración de Popeye. Pone a los difuntos Iván Marino Ospina y Jaime Bateman en una escena posterior a sus muertes. Además escribe el libro con ayuda de Astrid Legarda, quien no sabe escribir - como buena comunicadora social y corresponsal en Bucaramanga- y debería estar confesando y entregándose en el Ralito. Definitivamente Ruiz se cuelga de unos mocos para sustentar sus historias truculentas. En fin, para alguien que se dejó tramar por Montaner no hay otro tipo de fuentes.

    ResponderEliminar
  5. El último anónimo merece el título de Campeón de la Objetividad: pronto llegará a ser el juez encargado del caso. Ahora encontraron el puntico falso o distraído de la declaración de Popeye para negarlo todo, incluido lo que dicen los que han investigado todo eso, como la fiscal que se encargó del caso y el ex ministro Carlos Medellín.

    Yo no cuento ninguna historia, sólo señalo rasgos elocuentes en las afirmaciones de estos líderes del M-19 a Semana.

    Y por lo demás, vamos a ver: ¿quién tendría de qué avergonzarse en caso de que fuera cierta la relación de Escobar con el M-19? Yo creo que Escobar, sería su mayor crimen. Si fuera falsa, la culpa del M-19 (cometer un acto terrorista y masacrar a los verdaderos juristas para ascender a sus "fichas") no sería menor.

    Es que lo increíble es que se quejen de las AUC. Y me refiero a los partidarios de la izquierda: ¿es que tienen licencia de Madame La Histoire para matar? Sólo son grupos de asesinos que consiguieron gran poder y grandes recursos gracias a sus crímenes, y su única excusa es que en Colombia no son exepcionales, que la masa de mediocres que se adornan con títulos universitarios que en países civilizados no obtendrían son de su misma calaña.

    (No me refiero a todos los universitarios, sino a los mediocres o izquierdistas: si no fueran mediocres serían felices en un mundo de competencia y productividad. Pero la izquierda es sencillamente eso, el viejo vicio de creer que uno merece un buen sueldo por haber estudiado. Para eso es la revolución, para que nadie evalúe en las urnas la utilidad o el acierto de quienes se meten a políticos.)

    ResponderEliminar
  6. Señor Jaime los narcotraficantes no tienen color político. Su color es el verde de los dólares y entre sus "empleados" tiene que haber entendimiento.
    Estos señores tienen empleados en el congreso, en las fuerzas militares, en los ministerios y muchos presidentes también han sido sus empleados. Y entre empleados ellos se entienden. SON CAMARADAS, Para entender ésto yo no necesito tener un dedo de frente.
    Aunque no lo digan los medios porque ellos tampoco pueden desmentir a su patrón y aunque la NUEVA justicia puesta después que acabaron LOS NARCOTRAFICANTES con la que no le convenia tampoco aclare nada EL PAIS ENTERO (La mayoria de los colombianos) sabemos que en ese trabajo se unieron todos los empleados (vinieran de donde vinieran) para hacer su trabajo.
    Presidente, fuerzas militares, guerrilla. TODOS HARINA DE UN MISMO COSTAL.
    La prueba está en que los cabecillas del m-19 no estaban dentro, el ejercito actuó sin autorización del presidente y el silencio del señor Belisario lo dice todo.

    El día que veamos las cosas como son y dejemos de parcializarnos seguramente saldremos del hoyo.

    La lucha no es contra la guerrilla, la lucha es contra el narcotráfico. Y esto debe ser no solo en Colombia sino en todo el mundo porque si no estaremos harando en el desierto.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:28 p.m.

    CRISTIAN DIJO
    SRS LA VERDAD ES QUE EN EL BUS DE LA DERROTA NADIE SE QUIERE SUBIR COMO LO HACER EL SENADOR PETRO QUE PARA EL TODOS SON MALOS MENOS EL.

    MAS BIEN QUE HA HECHO TAN MAGNO SENADOR POR LA PATRIA .......

    Y NAVARROO MUCHO TILIN TILIN Y NADA DE PALETAS ......

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.