domingo, marzo 19, 2006

El gremio fantasioso

Hace unas semanas leí una columna de Eduardo Escobar en que aludía a un manifiesto de apoyo de los «trabajadores de la cultura» al candidato Carlos Gaviria, pero no tuve tiempo de mirar el escrito. Sólo después me enteré de que ese texto se podía encontrar en la página del partido comunista y así tuve ocasión de acceder a esa joya.


Lo fantasioso

______Antes de comentar el escrito debo aclarar a qué me refiero cuando hablo del gremio «fantasioso». Esta palabra se usaba sólo con la acepción que aparece en el Diccionario de María Moliner: «“Fachendoso”. Se aplica a la persona que aparenta o se empeña en aparentar más riqueza o poder de los que tiene», y deriva de «fantasía», que según el diccionario de la Academia es: «fam. Presunción, arrogancia o gravedad afectada» (7ª acepción).
______Pues bueno, antes que soñadores o visionarios (que ven visiones), nuestros intelectuales son presuntuosos que se dan aires de superioridad reproduciendo la vieja jerarquía de la sociedad. Con muchísima frecuencia son vástagos de poderosos venidos a menos.


Genios incomprendidos

______Conviene tener en cuenta el significado de un gremio como ése, pues tal vez no haya profesión más rentable que la literatura o el arte cuando el trabajo del autor encuentra eco en la sociedad. Los casos de García Márquez, de Botero o de la autora de la serie de Harry Potter, una de las primeras fortunas británicas, ilustra esto que digo.
______Pero ¿qué pasa cuando el escritor no consigue interesar a los lectores? En los países civilizados sencillamente ocurre que la persona trabaja en alguna actividad productiva y en sus ratos de ocio escribe sus textos. El nivel de desarrollo de un país se podría medir por eso, por la cantidad de autores de libros de versos o de narrativa que hay por cada cien mil habitantes. Tal vez en Colombia haya cinco, en EE UU, en Japón o en algún país europeo rico, habría más de quinientos.
______Pero como el orden antiguo significa principalmente que la elite social no trabaja, el hecho de escribir un libro y figurar como «escritor» le asegura a la persona perteneciente a esa parte de la sociedad que de algún modo disfrutará de rentas y reconocimiento debido a ese logro. No importa que a uno le baste una tarde para escribir algo mejor que la obra completa de la mayoría de esos escritores, lo que cuenta es tener los contactos, a veces los diplomas y la atención puesta en la figuración.


Utopía y festín

______El comunismo fue la ocasión perfecta para dar poder a esos intelectuales sin función social determinada. Como a fin de cuentas se trataba del proyecto de repartir la riqueza ajena, sólo hacía falta la tropa eficiente de asesinos o saqueadores, después de torturadores y verdugos, y los productores y reproductores de retórica, gracias a la cual los crímenes resultaban disfrazados de actos justicieros y se culpaba a las víctimas o a cualquiera que estorbara el avance de la historia. En ese sentido la alianza colombiana entre los intelectuales y los narcoterroristas es absolutamente típica.
______Es decir, la inercia de la vieja sociedad genera una especie de príncipes sin recursos propios, vividores que consiguen rentas y sinecuras gracias a su habilidad para relacionarse con poderosos que tienen acceso al erario. La adhesión masiva al candidato del partido comunista es casi obvia: esperan recursos para la cultura (viajes, congresos, campañas, festivales...) y el volumen de esos recursos crecería muchísimo si la justicia social fuera algo más que un cambio de gobierno. De hecho, en los países comunistas, y aun en Cuba, había miles de escritores que recibían ingresos por serlo, más allá de que sus obras interesaran a alguien. Lo que importaba era la lealtad al partido.

El futuro de la cultura

______Ese aspecto de protección de la cultura también es muy importante porque nada asegura la ruina de la producción cultural como eso. Si hubo una literatura floreciente en el siglo XIX fue la rusa, y bastó la Revolución para arruinarla por completo. Lo mismo que se puede decir de la literatura cubana, también vigorosa en el contexto latinoamericano antes de la Revolución, y hoy menoscabada y en su mejor parte exiliada.
______Pero tal vez esto sea ocioso mencionarlo: de todos modos esos escritores son parasitarios, nada se puede esperar de ellos. Poco a poco uno se va acostumbrando a que ciertos personajes son escritores porque firman los manifiestos, pues su obra no aparece por ninguna parte, y cuando aparece produce una enorme tristeza. El «intelectual» se convierte así en una etiqueta de la jerarquía social que sirve para hacer propaganda de determinados proyectos políticos, o mejor, «político-militares».
______Bueno: si algo es pésima literatura es el texto de adhesión de los intelectuales al candidato del PCC:
UNA HONESTIDAD SIN FISURAS
______
El país vive un momento histórico que no admite la apatía. A la situación económica y al estado de derecho violentado y casi anulado, se suma una suerte de nata de escepticismo creado por tantas falsas expectativas de un gobierno mesiánico y mediático, que centra buena parte de sus esfuerzos en anular o estigmatizar cualquier tipo de oposición calificándola como antipatriota.
______En estos momentos de efervescencia y calor no se admite la apatía: ¿cómo explicar pues el éxito clamoroso de las listas que apoyan al gobierno en las legislativas? Es que el pueblo no sabe oír a sus guías. ¿Qué pasa con la situación económica? Es la mejor en toda una década, crecimiento de más del 5 %, revaluación del peso, reducción probada de la pobreza... Pero ¿está «violentado y casi anulado» el Estado de derecho? ¿Dónde está el escepticismo? ¿No es un tosco abuso retórico atribuir a un gobierno el ser «mediático»? ¿Dónde se estigmatiza a la oposición como antipatriota?
______Caprichos míos: ¿habrá quien se dé cuenta de que los secuestrados y la orgía de masacres de los últimos meses no merecen siquiera un comentario? Es como si el propagandista de turno tuviera un poco de pudor al adherir al narcoterrorismo y sólo pudiera dirigirse a sus lectores con expresiones de jerga, con sobreentendidos absurdos como «situación económica», como si alguna vez la situación económica de la mayoría de los colombianos hubiera sido mejor, como si sólo hiciera falta el decreto de prosperidad.
______Este país de una sola vía resulta asfixiante para la gran mayoría de colombianos por fuera de las encuestas, una dudosa práctica con la que se maneja la realidad basada en un territorio de espejismos. Nunca antes hemos tenido un gobierno que confunda de manera más flagrante lo autocrítico con lo autocrático.
______¡Dentro de las encuestas el país no resulta asfixiante, pese a ser de una sola vía, a diferencia de Venezuela o Cuba, países de doble vía! Pero ¿se maneja la realidad mediante las encuestas? ¿Son éstas una «dudosa práctica»? ¿Qué es un «territorio de espejismos»? Aparte de la torpe aliteración, ¿en qué es «autocrítico» el gobierno?
______Es triste tener que repetir lo de siempre, recordárselo a todos: Colombia es un muladar, en un país siquiera semicivilizado no se atreverían a decir eso. En todos los países democráticos se publican encuestas, lo hacen los medios de comunicación, como en Colombia... Lo «dudoso» de esa práctica sólo expresa la nostalgia de una objetividad a la soviética. La prosa de ese manifiesto casi explica el fenómeno completo de nuestra cultura. Sólo se trata de vividores «fantaseando» con palabras raras y figuras retóricas oscuras, que dejan patidifusos a los necios que quieren integrarse en la «jai». Produce una desazón muy grande ser del mismo país en el que hay «intelectuales» así.
______Hay que volver a poner como epicentro de la vida nacional el estado social de derecho, el libre ejercicio de disentir, el diálogo entre la sociedad y el Estado que ahora vemos confiscado, la práctica de la política en su expresión más clásica, asuntos que sólo pueden ser estimulados por un humanista, por alguien que esté libre de toda sospecha de manipulación y corrupción política, alguien que mire el conjunto de la sociedad sin exclusiones y que no se pliegue a los designios dictados por tratados comerciales, como el TLC y el ALCA, que enajenan algo mas que nuestros bienes materiales y culturales. Por el agujero negro de dichos acuerdos se van también la dignidad de la nación y nuestra soberanía económica y política.
______¿Cómo así que ven confiscado el diálogo entre la sociedad y el Estado? ¿Está amenazado el libre ejercicio de disentir? ¡Sí! El disentir de esos manifiestos puede significar la muerte para cualquiera. El único alivio es la práctica de la política en su expresión más clásica. En cuanto al humanista, basta con saber que es el candidato promovido con entusiasmo en la página del mismo partido que promueve con entusiasmo a las FARC. Eso sí, enemigo de todas las exclusiones: el hecho de que como magistrado se ganara el sueldo de más de 50 colombianos y que se pensionara antes de cumplir sesenta años es un ejemplo de tan ubérrima generosidad.
______Claro, el TLC enajena algo más que nuestros bienes materiales y culturales... es que... Dios mío, no me había dado cuenta, ¡más del 99 por ciento de ellos se pueden vender sin aranceles en EE UU! ¿No estará incluido en ese amplísimo porcentaje nuestra dignidad?
______En gran medida esos escritores nos dicen mucho de sí mismos con esa prosa: de su objetividad, de su rigor, de su honradez intelectual... Colombianos, no encuentro otra palabra. En ningún país civilizado los colegiales se permitirían firmar algo tan ridículo. Pero la cultura es algo ajeno a Colombia, algo que se confunde con el consumo de lujo y con la presunción ridícula de estos fantasiosos.
______No queremos un gobierno en el que, al final de su mandato, solo exista un Ministerio: el de Defensa, pues la mayor parte del presupuesto va a parar al oscuro negocio de la guerra, ni tampoco un Estado que privilegie a los victimarios por encima de las víctimas.
______Ya está dicho: el intento de impedir los secuestros es un negocio oscuro, y el no premiar las masacres es privilegiar a los victimarios. ¿Cómo hay que decir que las FARC en comparación con estos intelectuales y con su candidato son un grupo de personas bastante decentes? ¿En qué se va la mayor parte del presupuesto? En pagar a los miembros del partido comunista y a su clientela (muchos de ellos firmantes del manifiesto) sueldos altísimos y pensiones. Cualquiera puede mirar los presupuestos del Estado para comprobar la grotesca mentira de esas frases.

______Por todo esto creemos los firmantes de este documento que Carlos Gaviria Díaz es el único candidato a la presidencia de la república que nos representa y que representa también lo que ponemos de manifiesto. Es un humanista, un constitucionalista que viene de la Academia, que comporta una actitud democrática y abierta precisamente contraria a la actual, a la de un gobierno que ha hecho de una política de bolsillo un tráfico de conciencias. No vemos otro candidato que en verdad represente la otra cara de la moneda. Una moneda que no tenga por los dos lados el sello de la soberbia o la cara del engaño.
______Por fin una verdad: Carlos Gaviria Díaz los representa, no cabe la menor duda. Su «actitud democrática» consiste en favorecer de forma deliberada la recuperación de las FARC y una guerra civil que podría conducir al asesinato de millones de colombianos, como ocurrió en todos los países en los que los comunistas accedieron al poder. Los artilugios retóricos del párrafo dan ganas de llorar: ¿qué será «hacer de una política de bolsillo un tráfico de conciencias»? Nada, simple adición de frases que como que suenan a descalificación sin tener ninguna relación entre ellas. En cuanto al engaño que representa Carlos Gaviria, que no tendrá ningún éxito, sólo es el favorecer el asesinato de millones de personas, pues ¿qué ocurriría si no se hiciera frente a las FARC?
______Carlos Gaviria Díaz, lo hemos podido cotejar, tiene además a su favor el hecho de ser un hombre de gran cultura política y filosófica, al contrario de la mayoría de la habitual clase política colombiana, que lejos de estar en extinción se refuerza para embarcarnos en una espuria reelección.
______Bueno, con esos garantes... La misma ridiculez presuntuosa de que alguien va a ser mejor gobernante por poder exhibir más «cultura». ¡Qué raro que EE UU dirija el mundo sin estar nunca gobernado por petimetres! La verdadera «cultura» de Carlos Gaviria se acaba en alguna habilidad para torcerle el pescuezo a las leyes, pero será cosa de otro post. No tengo «carta en blanco» para criticarlo todavía.

______Algunos de quienes suscribimos este documento no habíamos acudido al ejercicio electoral, en un país donde la democracia ocurre, supuestamente, cada cuatro años. No habíamos encontrado un candidato a prueba de fidelidad a sí mismo, a una ética personal, a una historia de honestidad sin fisuras como lo encarna Carlos Gaviria Díaz.
______Eso es verdad: en la izquierda colombiana el hecho de votar siempre se consideraba una traición a los principios, pues si algo inspiraba desprecio era precisamente la «farsa electoral». Es típico de todos los reaccionarios, el argumento en que de verdad creen es la fuerza. Esa izquierda siempre ha estado a favor de la «lucha armada», el raro deporte nacional, y por fin tienen a un candidato que les inspira confianza. Por algo será.
______Otros muchos de los firmantes, los sin partido, antiguos militantes de todas las tendencias políticas, los excluidos del discurso mediático que intenta imponer una «única verdad patriótica», artistas, intelectuales, académicos, científicos, reafirmamos el deseo de un cambio que haga mejor nuestro país, un país independiente de los designios del Norte, más dialogante y de ninguna forma dirigido por los señores de la guerra.
______Claro, por esto último es por lo que están a favor de la «solución política negociada del conflicto armado», es que para el caso hay una gran diferencia entre el legendario líder guerrillero y los señores de la guerra. Y ciertamente un país dependiente de Chávez será mucho más dependiente de los designios del «Norte» que uno que se integre en la economía mundial.
______Con Carlos Gaviria Díaz estaría más cercana la posibilidad de una paz justa, mediante una solución política negociada para poner punto final a la guerra de varias décadas que enluta y empobrece al pueblo colombiano.
______Eso de la «paz justa» es muy llamativo: ¿dónde está la justicia? Lo que estaría más cerca en caso de que el ex magistrado obtuviera una votación significativa sería la verdadera guerra civil, pues nada anima más a los masacradores y secuestradores que la certeza de que tienen eco en la sociedad y sectores significativos numéricamente que los apoyan. Una paz justa sólo puede ser la desmovilización de las bandas de asesinos y el refuerzo de la institucionalidad y de las libertades, precisamente lo que amenazan los émulos de Pol Pot.
______Eso sí: decía Ralph Waldo Emerson que «los argumentos no convencen a nadie». Los motivos por lo que las personas están con las FARC y con estos grotescos defensores de esa banda no se remedian con argumentos ni razones, en realidad su adhesión al narcoterrorismo y a los proyectos totalitarios es lo mismo que su rechazo de las razones. Por eso este texto sólo pretende ser explicación para personas que realmente quieren que cesen los secuestros y masacres y se respeten las urnas. ¿O es tan complicado entender que la «solución política negociada» comporta poner algo, las armas, las amenazas, por encima de la voluntad de los ciudadanos libremente expresada?
______Es sencillísimo, pero la persona de izquierdas, tal como se entiende esto en Colombia, está dominada por toda clase de lealtades cuyo origen remite sin remedio a la esclavitud y al orden de castas: ninguno admitirá que los asesinatos cometidos por las FARC en los meses anteriores eran la campaña de Gaviria para imponerse sobre Navarro y el esfuerzo de refutar la seguridad democrática para disuadir a posibles votantes de Uribe, ni que tácitamente el documento de los intelectuales adhiere a las pretensiones de la banda de Tirofijo.
______En realidad las FARC sólo defienden un statu quo, y es responsabilidad de los demás entenderlo: de los que pueden ser víctimas de una bomba, de un secuestro, de una masacre. El no ver el sentido criminal de esos manifiestos es casi otro crimen. Y eso admitiendo que no puede haber delitos estéticos.

10 comentarios:

  1. Respondón10:29 p.m.

    Los argumentos no convencen a nadie, como tú citas a Emerson, lo cual es una lástima porque tu artículo tiene una fuerza innegable. Para los intelectuales que no sean espíritus libres, el sol que más calienta es el estado totalitario. La situación colombiana es algo rara, porque ya tienen un sol que los calienta bastante, y el espectro del totalitarismo es manipulado para preservar las ventajas actuales, que frente al totalitarismo de verdad (al estilo cubano) son dos: (1) obviamente uno vive mejor en lo material bajo el capitalismo, aunque sea el raquítico capitalismo colombiano, y (2) los intelectuales vendidos de alma aún pueden darse el lujo de aparentar mucho coraje, gente de vanguardia viviendo bajo la bota del estado fascista. Es una situación immejorable. Estamos, pues, de acuerdo sobre esta parte importante de lo que yo llamaba tu "tesis maestra." Sigo dudoso del aspecto plutocrático, los Santodomingo y demás familias/grupos, como también dudo de lo del encargo de masacres, pues como he comentado en el pasado, el mismo capitalismo nos ofrece un modelo de cómo un conjunto de actores independientes (y competitivos) pueden producir un resultado con pinta de coordinación extrema. Pero el tema de hoy es la intelectualidad colombiana y realmente has producido un análisis perfecto.

    Volviendo al punto de partida: no se trata de convencer a nadie, pues el manifiesto no se ha tomado la molestia de ocultar la mano del PCC, es decir de las FARC. Todo esto no deja de ser un ejercicio totalitario, la necesidad periódica de hacer una protesta de fé. Obsérvese que la fecha no es de hoy, después de definida la candidatura del Polo. Es de finales de enero, cuando Gaviria le peleaba a Navarro la antorcha. El manifiesto es un mecanismo para disciplinar a los cuadros.

    ResponderEliminar
  2. El tema de la intelectualidad es uno que siempre produce reaccion, sera por el status implicito que otorga la palabra.

    Evoca sabiduria (que en muchos casos, y comprensiblemente, es como que falsa o debil).

    Evoca dignidad y humildad (pero la imagen es un artilugio (?) netamente 'politico', porque la imagen produce una reaccion opuesta, de orgullo y arrogancia, de superioridad ilimitada).

    Evoca sacrificios y voluntariado del tipo vocacional y de 'monasterio' (pero se premia al mejor estilo politico, con nombre, aparentemente de poca remuneracion economica, pero es el sendero que da dividendos economicos).

    Evoca jerarquias de las que cualquier politico envidiaria (es una mezcla de superioridad de reyes que esta como rey porque sus subditos lo eligieron, via el voto popular de aplausos continuos a su capacidad mental, no a su valor material). Que mejor politico populista que este para encauzar la mente del pueblo?


    Pregunto: que seria mejor, amplificar la educacion de calidad via escuelas publicas gratuitas o bajisimo costo? o capitalizarla oficialmente como negocio?

    Yo creo que internet y su efecto es imparable, precisamente en la educacion y 'culturizacion', esto aunque los criminales de todo tipo poblen la red. Y pienso que la jerarquia de la intelectualidad desaparecera, como jerarquia y status por este efecto.

    Por eso le hago la pregunta anterior.

    ResponderEliminar
  3. Que opina usted del encanto que genera la palabra 'oposicion'.

    Valdria la pena considerarlo, porque muchas veces el objetivo aparenta ser el mismo (bienestar, progreso, etc) pero el metodo es diferente, o el sistema politico y sus politicas son diferentes. Entonces lo que es opuesto no es el objetivo sino el metodo. Y esa confusion crea una falsa imagen que traduce en violencia como metodo para lograr un mismo final.

    Oposicion... me deja pensando en el poder de convocacion que conlleva.

    ResponderEliminar
  4. Para Respondón: yo siento que se me quedaron muchas cosas por decir en ese artículo, sin contar otras que no había pensado y que mencionas tú, como el encanto de ser oposición, sobre lo que también habla Mary T.

    Respecto al encargo de masacres también tengo que admitir que tu explicación es la mejor, lo cual no mejora mucho las cosas desde el punto de vista moral para los del bando castrista: como son minoría ante unas elecciones, lo único que los puede salvar es un milagro, un M11agro como llaman algunos al que permitió el ascenso de Zapatero. No encargan las masacres pero las esperan con tanto fervor que viene a ser lo mismo.

    Lo de la plutocracia es más complicado porque no se trata de plutocracia sino de oligarquía. El que los oligarcas sean los ricos va de suyo, incluso a los ricos advenedizos los pueden integrar. Yo creo que ese aspecto estaba bien explicado en los fragmentos de Guillén Martínez que copiaste en otra discusión. Hay una pirámide en cuya cúspide están los Santos y unos pocos que utiliza la guerrilla según conveniencia y negocia sin cesar con la facción castrista que vendría a ser como una de las caras de la pirámide. Lo que está claro es que a través de toda la sociedad esa facción representa el orden jerárquico.

    El caso de Santodomingo es un poco distinto: necesita leyes de bolsillo y para eso necesita políticos que las saquen adelante, los cuales tienden a ser más bien de izquierda porque los de derecha están más ligados a sus clientelas o a intereses generales de la clase burguesa que se verían afectados por los negocios del magnate. El radicalismo izquierdista de las columnas de El Espectador tiene que ver con las inclinaciones de los lectores, ciertamente (aspecto de mercado), pero también con el interés de utilizar a los políticos de ese bando para los negocios del magnate. Eso se ha visto durante décadas con los del M-19, Dussán, los serpistas... Las FARC forman parte de lo mismo, pueden tener otra agenda, pero son aliados naturales.

    ResponderEliminar
  5. Para Mary T. Los indios antiguos dividieron su sociedad en cuatro "colores", y el color dominante era el de los brahmana o sacerdotes. Pero éstos en realidad procedían de las castas guerreras que conquistaron el país. En ese orden estaban debajo los guerreros, debajo los comerciantes y debajo los campesinos y sirvientes.

    Se puede encontrar el rasgo de una sociedad así en casi todas partes. Los intelectuales en Colombia proceden de la casta de españoles que ocupaba los cargos públicos en la sociedad colonial. Con el tiempo les resulta más atractivo y más seguro el dominio ideológico. Pero la arrogancia racista y excluyente la conservan y entonces el supuesto saber, manifiestamente mejorable, hay que decirlo, les sirve como excusa para sentirse por encima de los demás.

    Es decir, la arrogancia está antes, y aunque la persona tenga otro origen social su experiencia termina o excluyéndola o integrándola entre la casta arrogante. Que es lo que pasa con mucha gente que va a las universidades y empieza a reproducir la ideología de la casta de arriba, a costa de sus propias familias y de sus vecinos.

    Acerca de si sería mejor propagar la escuela pública o convertirla en negocio, yo creo que se deben hacer ambas cosas. Ningún niño debe estar excluido del acceso a la escuela, pero ésta debe tener otra misión que la de transmitir ideología. Los thatcherianos en el Reino Unido intentaron hacer eso, no sé con qué resultado finalmente: un bono que autoriza a todos los padres a pagar una parte de la escuela y que es suficiente para que los más pobres paguen una escuela básica, pero el servicio sería privado, con competencia y vigilancia estatal.

    Hoy en día en Colombia los maestros no van a crear conciencia de cómo es el mundo, de cómo ocurrieron las cosas o cómo son los países, sino a formar enemigos de EE UU y del sistema democrático. Es porque los maestros se convierten en parte del "sistema" (fueron la base de todos los regímenes totalitarios) e inculcar ideología es más fácil y más grato psíquicamente que enseñar algo.

    Mi obsesión es que ese esfuerzo por mantener la jerarquía es toda la clave del atraso, y por eso la escuela es la clave. Si hay competencia entre las escuelas y los maestros son conscientes de que necesitan obtener resultados evaluables, se forman personas capaces de competir con el resto del mundo. Pero la estructura social está hecha para que precisamente nadie amenace la hegemonía de los intelectuales, que son los adalides de sus familias y de su entorno social.

    Acerca del encanto de ser oposición hay que pensar en otros términos: rebeldía, romanticismo... En buena medida las tonterías que se difundieron en los años sesenta y que tienen mucho que ver con el baby boom: el rebelde que clama contra el mundo que se encuentra y le ve toda clase de imperfecciones es paradigma de la juventud, y la desgracia es que esa juventud ya está llegando a los sesenta años y sigue con la misma exigencia de "señoritos" insatisfechos que creen que todo es protestar y pedir.

    Claro, en Colombia se mezcla con la estructura de clases: el rebelde marca su rango y su autenticidad en la exigencia con que espera que el jugo que le lleva la empleada sea realmente de naranjas dulces. No tolera otra cosa. También exige educación y salud y justicia social para todos, no cree que tenga que hacer nada más aparte de exigirlo, y en realidad esas cosas tan bonitas son un añadido a las rentas increíbles que recibe por ser doctor y contar con "palancas" y que son precisamente las que impiden que la educación y la salud de los demás mejore...

    Sí, siempre se llega a lo mismo: el intelectual de izquierdas es la rata reina del muladar.

    ResponderEliminar
  6. Respondón8:00 p.m.

    Jaime: Diviértete leyendo--
    http://www.fidel80aniversario.org/pages/concurso.html

    Hay un concurso abierto hasta el 6 de mayo, qué tal hagamos un trabajito lindo para llevarnos el premio?

    ResponderEliminar
  7. Oiga, Respondón, pero uno queda entusiasmadísimo con el premio:

    Se concederá un Premio Unico consistente en un viaje a Cuba con todos los gastos pagados y la participación en La Habana en:

    a) Inauguración de una gran exposición: "Un abrazo de Guayasamín para Fidel";
    b) Coloquio: "Memoria y Futuro: Cuba y Fidel"; y,
    c) asistencia a las jornadas del Concierto “Todas las voces, Todas” en su tercera edición, que por primera vez se realizará fuera del Ecuador.

    Como para quedarles agradecidos de por vida...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:47 p.m.

    Hombre, no se si será llover sobre mogado, pero me gustaría destacar otras caracteristicas de los "fantasionsos" a los cuales yo les llamo "El mamertismo colombiano", y que filio como manifestación bobalicona-asesina del santanderismo (típica enfermedad colombiana de falta de carácter). Son un poco de babosos (cada cual por su lado) compitiendo a ver cual tiene el sueño mas delirante de lo que Colombia y el mundo debe ser. El sueño termina por desbórdalos y se convierten en unos posesos venidos a diosesillos dueños de la verdad y de la vida (de la nuestra, no de la de ellos). Con las consecuencias en alejamiento de los problema y sus soluciones y lo que es peor aun en hambre y en sangre derramada.

    ResponderEliminar
  9. Para el anónimo de las 4:47

    Ese aspecto de utopistas no lo relaciono con el santanderismo sino con el clero. Es porque uno llega al mundo y se encuentra a lo viejo disfrazado de nuevo, a los antiguos torturadores convertidos en abuelitos apacibles, a los ladrones convertidos en príncipes... Por eso se olvida la sociedad anterior.

    La izquierda es el bando del clero, la arrogancia de las universidades tiene que ver con su origen como seminarios, la sensación de que se pertenece a una comunidad que no necesita legitimarse ni ser útil para nada también es típica. Lo mismo que la inclinación a disponer de lo ajeno.

    No se olvide cuando habla de bobos y charlatanes que son personas que abundan en Colombia. El problema es ver las claves de la sociedad, lo que expresan las conductas de cada uno.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:27 a.m.

    El anónimo de las 4:47 sigue diciendo a esta hora, o a cualquiera que la maquina ponga.

    Puedo convenir con voz hombre Jaime, que la filiación del utopista venga del clero, o de donde venga, el hecho es que son unos verdaderos hijos de puta.

    Pero una vez entrado en insultos, forzoso es presentar una tesis explicativa del porque, para no pasar por loquitos: (A ver si la despacho rápido, ya que el tema a tratar es otro)

    El romanticismo alemán, que hunde sus raíces en Heráclito, creó esa medio guevonaita del héroe impoluto que todo lo puede y lo resuelve sin dolor: Utopía de las utopías, y por hay nos fue llegando; Hegel, Kierkegaard, Engels, Marx, tirofijo y carlitos gaviria.(puff, salí de eso)

    El punto, hombre Jaime Ruiz, es que en Colombia los que voz bien llamas "Fantasiosos" TAMBIÉN, y para colmo de males, sufren de Santanderismo crónico.

    Esto es, padecen la histórica enfermedad del "Ser Colombiano", que por falta de carácter y ante la imposibilidad hormonal de SER, solo se puede dedicar a la pequeña confabulación del politiquero de cóctel; o a la leguleyada de la mañosa rata de alcantarilla; o a la puñalada matrera del guerrillo-paraco; o si acaso a la baboseria histérica y utópica del mamerto.

    Hombre Jaime, espero en algo haber contribuido a formar el cuadro de estas figuritas, que a diferencia de lo que pensas, yo no creo que sea muchas, o por lo menos deben ser las mismas que hay en todas partes. La diferencia está, y hay vuelvo con voz, es que tienen mucha pero mucha prensa.

    Por eso dejame felicitarte por todo lo que estas haciendo, por tus magnificos blogs, !que gran trabajo!, sos un verraco.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.