jueves, agosto 05, 2004

Colombia tiene vocación revolucionaria

Casi toda la gente que no está en los puestos de poder en la sociedad quiere estar ahí. De modo que la revolución sirve para que cambie esa jerarquía. Eso no es de por sí bueno ni malo. Ya alguien dijo en los foros de internet hace tiempo que tanto los corruptos como los guerrilleros eran sinceros cuando decían que querían el poder para el "pueblo". El pueblo para ellos son ellos mismos, sus parientes, vecinos, amigos: el pueblo se define porque no tiene el poder.

Lo que pasa es que sobre eso vivimos una presión poderosa de sedimentación de valores, de ideología, de deformación del lenguaje, de experiencia histórica de nuestra comunidad, que hace que por ejemplo a muy poca gente se le ocurra que "revolución" es algo de por sí monstruoso. La Revolución francesa despertó muchas ilusiones entre mucha gente admirable, pero quien sólo la vio como una orgía criminal fue Goethe, que con el tiempo habría de ser el modelo de los poetas y sabios de su país.

Los países verdaderamente cultos y desarrollados no experimentan revoluciones con demasiada frecuencia. Pongamos el caso de Japón, de Suiza, de Dinamarca, de Canadá... Incluso de Estados Unidos. Todo cambio violento del orden político implica sacrificio de vidas, destrucción física, ascenso de los crueles y audaces, desvalorización de la experiencia en favor de la audacia y la fuerza... En ese sentido toda revolución tiene algo en común con el fascismo, pues lo que viene a significar una ruptura impuesta por la fuerza es el triunfo de los más jóvenes y sanos frente a los que no pueden competir con ellos en el terreno de la fuerza. Por eso sería muy llamativo que alguien contestara: ¿por qué para un colombiano es tan difícil estar en contra de la "revolución"?

Lo que merece un análisis detenido es que en Colombia la gente es muy receptiva a la propuesta de revolución. Y lo más grave es que nadie ve que eso es singular, que eso no es natural, que eso no es culpa de quienes se oponen a la revolución, sino que es algo característico de la vida colombiana. En cualquier otro país del mundo hay gente pobre y gente que está fuera de los puestos de poder. ¿Por qué a esa gente no la tienta levantarse y organizar una guerrilla que secuestra y pone bombas y, como una pirámide sicarial, va pensionando temprano a los que comenzaron, que van a vivir en Cuba o en Europa sin trabajar y con grandes patrimonios? En cualquier país de Europa la gente se esfuerza más de 40 horas a la semana para ganarse 1.500 euros, y cuando tienen 64 años todavía están trabajando. ¿Por qué no organizan un grupo rebelde y secuestran a algunos hijos de millonarios? Al cabo de unos meses ya tendrían varios millones de euros. La explicación es ésta: la mayoría de la sociedad rechazaría esa conducta.

Pero en Colombia no pasa eso. En Colombia el señor Carlos Pizarro era el "comandante Papito", una estrella mediática, un modelo de caballero apuesto, idealista, refinado, culto... ¿No era un asesino? En Colombia ser un asesino no está mal visto. En los barrios ricos de Bogotá nadie mira mal a los parientes de "Alfonso Cano", pues más bien se considera honroso tener en la familia a alguien tan importante. La señora Vera Grabe publicó un libro en el que cuenta con mucho orgullo el secuestro y asesinato de José Raquel Mercado y nadie se lo ha reprochado. ¿Alguien ha pensado que Camilo Torres también era un asesino que esperaba que la banda con la que se alió matara muchos soldaditos para poder él ser protagonista absoluto de una teocracia zarrapastrosa? Ya se verá cuánta gente comparte lo que yo digo.

Y para entender todo eso habrá que buscar en el fondo de nuestro ser, en la historia, en la ideología, en el lenguaje... Entonces empezamos a entender que la guerrilla no es un fenómeno llegado de la luna, ni algo natural que entonces ocurriría en todas partes, sino algo que expresa profundamente a la sociedad colombiana. El problema es que nadie encuentra del todo ilegítimo e intolerable que un caudillo organice una tropa eficaz y destruya las instituciones existentes e implante su tiranía. Si mañana el gobierno de Bush decidiera bloquear de verdad a Cuba y exigiera elecciones libres o amenazara con destruir posiciones del ejército cubano, la inmensa mayoría de los colombianos estaría a favor del régimen de Fidel.

¿Cuántos castristas hay todavía? El problema es que a nuestro país lo fundó un caudillo que llegó con una tropa pequeña e impuso una tiranía de esclavitud, saqueo, exterminio... que duró casi 300 años. Y a ese régimen lo derrocó un caudillo que llegó con una tropa pequeña y creó su propio régimen al que se acomodaron los poderosos de siempre y durante casi dos siglos ha habido ajustes continuos entre las facciones del poder, porque quien se hace con esos puestos y los puede defender jamás tiene que trabajar y su riqueza es incomparable con la de los demás.

Los comunistas y afines siempre hablan de la "oligarquía" que asesinó a Gaitán, Pardo Leal, etc., etc-., etc., pero esa oligarquía es la que está detrás de las guerrillas. Antes ya habían matado a Uribe Uribe, a Sergio Arboleda, a Córdoba, a Sucre, etcétera, etcétera, etcétera. Lo que diferencia a los comunistas es que a cualquier maestro de pueblo se lo puede convencer de que en la medida en que siembre el terror y cometa algunos secuestros se convertirá en un estadista. NADIE REFLEJA TAN PERFECTAMENTE EL DAÑO MORAL DE LOS COLOMBIANOS COMO UN IZQUIERDISTA TÍPICO.

Cada palabra que profiere un personaje de ésos está centrada en la esperanza del ascenso social mendiante el asesinato y el secuestro, pero como ya he dicho, esa gente no llegó de la luna, sino que son COLOMBIANOS ANTIGUOS SEDIMENTADOS.

Si vemos la definición de "oligarquía" (gobierno de unos pocos) resulta claro que nada es más oligárquico que ese "izquierdismo", nada es más conformista respecto a la jerarquía social tradicional (centrada en los caudillos y en sus lugartenientes, y en cuantos conseguían sus favores). Habrá que ver, pues, CONTRA QUIÉN ES LA REVOLUCIÓN DE LOS COMUNISTAS. Eso es muy interesante porque la "izquierda" se forma en las universidades y en los grupos desde el principio hay un mando claro del jefe, del fundador, de quien está bien relacionado con órganos de poder (la guerrilla, el Partido Comunista).

¡Ese mando es ya la jerarquía de la sociedad, porque en el supuesto de que un sobrino del presidente entrara al grupo ya tendría más mando y respeto que cualquier advenedizo! Por eso casi todos los defensores de la guerrilla son personas de buena familia. En realidad, lo que esas personas defienden es su mando y jerarquía DE LA FORMA TRADICIONAL, MEDIANTE LA VIOLENCIA. Por eso odian al productor, al industrial, al banquero... Lo que cuenta para ellos es que son "académicos" (pues la casta guerrera siempre se vuelve casta sacerdotal) y que tienen derecho a mandar por sus títulos (universitarios o de nobleza: en Colombia son casi sinónimos, de los segundos no hay, pero sí hay apellidos prestigiosos).

Si se pensara en el promedio de ingresos de las familias de comerciantes o empresarios colombianos, sería muchísimo más bajo que el de profesores de la Universidad Nacional, que heredaron terrenos de engorde y desde muy pronto tienen otros negocios. ¡Se repite lo de siempre, los nietos de los esclavistas siguen mandando en la sociedad y viviendo sin trabajar! El sentido de su revolución es sólo uno: oponerse a la globalización neoliberal, al capitalismo (la productividad, la competencia), la democracia... Y sobre todo al país que representa para toda la humanidad eso: Estados Unidos.

Para entender a Colombia basta con recordar que quien determinó que nos hiciéramos aliados de esa potencia era el brillante hijo de la lavandera, Marco Fidel Suárez, mientras quien dedica sus manipuladoras deposiciones a calumniar a ese país es el probable descendiente del virrey Antonio Caballero y Góngora. No es tan complicado: la "revolución" es la defensa de la sociedad tradicional, de la jerarquía arbitraria (un profesor de la Universidad Nacional obtiene por cada hora de conversación más de cien veces de lo que obtiene el pobre que "volea" ladrillo), de los apellidos y los contactos y los títulos y los abolengos y el saber taurino y el ordeno y mando. ¿Puede que para defender eso dejen entrar a Jojoy? BUENO: si les incomoda lo quitan de en medio: nadie respeta más la extracción social que un izquierdista de ésos.

3 comentarios:

  1. No debería mostrar su ignorancia de una manera tan dramática. A Córdoba no lo mató ninguna oligarquía: fue una orden de Manuelita y el grupo de áulicos bolivarianos, que en todo caso no eran para nada oligarquía. A Sucre, en Marruecos, lo mandó a asesinar Flórez, el venezolano que era presidente de Ecuador.
    Y consulte un diccionario: OLIGARQUÍA es el gobierno ejercido por unas pocas familias poderosas y no, como usted ignorantemente dice, que es el gobierno de unos pocos. INFORME y no desinforme.
    Ah... y brinde el mismo respeto que usted se merece y no insulte a los que tratamos de opinar, porque lo que muestra es que solo critica y hace teorias, pero nada de propuestas, nada de soluciones, solo teorías para autosatisfacer su imagen de gran intelectual que, por lo leído, será muy difícil de confirmar.

    ResponderEliminar
  2. La respuesta de Atrabilioso a este mensaje es lo que se dice una perla: ¿qué caprichos de qué dioses ofuscarán a alguien hasta el punto de permitirse ser así? No importa que desconozca el diccionario, porque a fin de cuentas su consulta por internet es gratis, sino que esté tan seguro de que las cosas son como a él le parecen. Las cosas del lenguaje, quiero decir, las cosas que se pueden discutir consultando el diccionario. Copio del Diccionario de la Real Academia de la Lengua:

    "No debería mostrar su ignorancia de una manera tan dramática." [dramático, ca.
    Del lat. dramaticus, y este del gr. dramatikÕj.
    1. adj. Perteneciente o relativo al drama.
    2. Que posee caracteres propios del drama, o que es apto o conveniente para él. Lenguaje, talento DRAMÁTICO.
    3. Dícese del autor de obras dramáticas. Ú. t. c. s.
    4. Aplícase igualmente al actor que representa papeles dramáticos.
    5. fig. Capaz de interesar y conmover vivamente.
    6. fig. Teatral, afectado. --- Bueno, las dos últimas acepciones corresponden a la conducta de Atrabilioso: capaz de interesar y conmover vivamente (tanta ignorancia) y a la vez teatral, afectada (patética en su ociosa rotundidad, parece Rigoletto, sólo que en lugar del saquito de huesos lleva su triste vanidad). Yo creo que mi exposición no es afectada, y si es capaz de conmover vivamente, me alegro.]

    "A Córdoba no lo mató ninguna oligarquía: fue una orden de Manuelita y el grupo de áulicos bolivarianos, que en todo caso no eran para nada oligarquía." [Yo creo que eran oligarquía para algo, para apoderarse de los puestos de mando y de las rentas que se derivarían de ellos. Pero no es importante discutir para qué eran oligarquía, sino si lo eran. A ese respecto, al diccionario vuelvo: "oligarquía. Del gr. Ôligarcˆa. 1. f. Gobierno de pocos.
    2. Forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social. 3. fig. Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio". En América Latina se puede hablar de oligarquía desde los primeros decenios de la Colonia, y a fin de cuentas la Independencia era una rebelión de las castas que dominaban los territorios españoles en América.]

    "A Sucre, en Marruecos, lo mandó a asesinar Flórez, el venezolano que era presidente de Ecuador." [Tan drámática, tan atrabiliaria, tan tragicómica es la respuesta de Atrabilioso que confunde Berruecos con Marruecos, triste reino que también fue en su día colonia española. Quedaría muy bien en una comedia en la que se pretendiera ridiculizar la ignorancia arrogante de alguien, que en su despliegue de dignidad herida no se da cuenta de que se le están cayendo los pantalones. Esos venezolanos que eran presidentes de Ecuador, en realidad todos los que fueron presidentes de las nuevas repúblicas son las mismas viejas castas oligárquicas que dominaban la región en 1605 y en 2005. Oligarquía, no sólo en la acepción general sino aún en la restringida del diccionario.]

    "Y consulte un diccionario: OLIGARQUÍA es el gobierno ejercido por unas pocas familias poderosas y no, como usted ignorantemente dice, que es el gobierno de unos pocos." [Al menos Atrabilioso leerá esto y podrá consultar el diccionario: es tan dramática su metida de pata que las palabras que usa para descalificar lo que yo digo "gobierno de pocos" son las que usa el diccionario de la Academia para definir "oligarquía".]

    "INFORME y no desinforme." [¿Dónde desinformo?]

    "Ah... y brinde el mismo respeto que usted se merece y no insulte a los que tratamos de opinar, porque lo que muestra es que solo critica y hace teorias, pero nada de propuestas, nada de soluciones, solo teorías para autosatisfacer su imagen de gran intelectual que, por lo leído, será muy difícil de confirmar." [¿Dónde están esos insultos? Le escribí un mensaje respetuoso que no publicó comentando en términos elogiosos su bitácora y tal vez por comentarle alguna cosa gramatical incurrí en su ira, que tan dramática exhibición ha hecho aquí. Si alguien propone cosas soy yo, que, lástima que hayan borrado los textos de Terra y Colombia Analítica, desde finales de 2000 planteaba que la salida era en las urnas y consistía en elegir al único presidenciable que se oponía al Caguán. Con que esas descalificaciones se quedan en nada, en que a Atrabilioso no le gusta que se trate de relacionar el conjunto, o que haya gente que conoce el diccionario mejor que él.]

    ResponderEliminar
  3. mongo santa coloma8:39 p.m.

    Sr. Jaime Ruiz, perdone usted que tercie en su diatriba con Atrabiliario, es interesante su tesis sobre las oligarquías criollas y el concepto mismo sobre estos grupos de poder, me parece muy novedosa y estoy dispuesto a profundizar el concepto, pues en mi país esta gobernando un grupo que acusa de oligarcas a todos sus contrarios, pero realmente los neo-oligarcas son los pelagatos que se hicieron con el poder y hoy son los amos de las divisas petroleras. Gente que habla de revolución y son unos burocratas que gana 100 veces o más del salario de un pobre que ellos dicen defender.Esa es la revolución chavista, generadora de miserias,cabalgando sobre la ola de los dólares petroleros, cochino dinero que llega de la tierra de la imperialistas. Hipócritas, explotadores de las frustaciones y de las carencias colectivas. Saludos desde Venezuela, de paso te digo que el General Juan José Flores, nativo de Puerto Cabello, primer Presidente de Ecuador, no pertenecía a la clase social de los "mantuanos" a la que si pertenecían Bolívar y Sucre, Flores, Páez,Lara, Urdaneta eran blancos sin origen linajudo, fueron producto de la guerra, caudillos.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.