jueves, junio 01, 2006

La prensa y las elecciones

No debería ser ninguna sorpresa para nadie que la prensa sirva más para hacer propaganda de los intereses de sus dueños que para informar a los lectores. A nadie lo obligan a leer determinada revista ni a oír determinada emisora, por lo que sencillamente es necesario que haya libertad, discusión, crítica y disposición de la gente a evaluar la veracidad de lo que le dicen.

Libertad de prensa

______Es decir, las quejas porque la prensa no complace a determinado lector que no se toma el trabajo de cuestionar lo que lee no me parecen válidas. Son como la protesta por la injusticia de este mundo o por el mal tiempo, del que decía Mark Twain que todos nos quejamos pero nadie hace nada por remediarlo. En realidad, la esperanza de que hubiera una sola verdad incuestionable que correspondiera sin ningún esfuerzo a lo que le gusta leer a ese hipotético consumidor. ¿Qué digo? Más bien la añoranza de un mundo en el que esa hegemonía volviera, pues la libertad de prensa no es una situación natural sino una conquista de la modernidad.

Objetividad y crítica

______En los países civilizados la veracidad u objetividad de los medios se evalúa mediante la comparación con la competencia. Pero en Colombia hay un oligopolio al que nadie cuestiona porque un competidor encontraría muy pocos lectores. Eso influye en el predominio de las mentiras y falacias, pero no tanto como la disposición de los lectores a creerlas y difundirlas.

La mentira y el orden social

______Es decir, la explicación de que las mentiras más ridículas o las falacias más perversas salgan en la prensa sólo puede ser sociológica: los lectores, la minoría lectora, representan una minoría que necesita justificar su dominio por medio de esas mentiras. Cualquier exploración genealógica demostraría lo mismo: la casta colonial de los criollos desemboca en la casta sacerdotal del siglo XXI y la retórica totalitaria junto con el apego a la mentira son recursos con los que se pretende salvar ese mundo perdido.

Mis delirios

______Pero, oh sorpresa, esto les suena delirante, paranoico y no sé qué más. Voy a citar una frase de un personaje de la revista Semana que tiene uno de esos blogs corporativos que esos medios sacan para adelantarse a la explosión de blogs independientes. ¿Alguien se toma el trabajo de discutir eso o de demostrar que no es como yo lo digo? El colombiano es un tipo de hombre hecho más a la complacencia con el poderoso que a la discusión de argumentos: lo que concita respaldo siempre es la persecución del que no se suma al unanimismo. El que conozca bien un país civilizado estará de acuerdo en que eso prácticamente define a Colombia.

______Lo grave no es tanto que reelijan a Uribe sino que un eventual triunfo arrollador del candidato-presidente consolide el clima de unanimismo arrogante que tanto daño le hace a la democracia.Un gobierno, sea el que sea, necesita de una oposición reflexiva. Ya bastante mal le hace a la sociedad el apoyo irrestricto al candidato presidente de ciertos medios de comunicación masiva y no tan masiva.

Unanimismo

______No vamos a perder tiempo discutiendo si hay unanimismo o no lo hay. No es absoluto en los medios escritos, digamos que entre el apoyo al presidente y la oposición haya una relación de diez a uno en los artículos de opinión. Hablar de las noticias generaría un problema mayor, y créanme que la discusión sobre algo tan sutil requiere aceptar la buena fe del otro, cosa que no es posible.
______Una relación de diez a uno es unanimismo en la práctica, y el problema, lo que genera una relación de irrealidad increíble es estar en medio de personas que se atreven a poner en duda de qué bando es la mayoría de los que opinan. ¿No es excesivo comedimiento llamar muladar a un lugar en el que los lectores de mentiras disparatadas como la del «periodista» mencionado reproducen semejante absurdidad?
______Da lo mismo, la disposición a creer y divulgar mentiras es un rasgo de carácter. El cinismo en seguirlas divulgando después de años hace de ese rasgo algo emético.

Los columnistas de Semana

______Esta semana la revista que caracteriza a las clases altas ofrece una columna de Antonio Caballero dedicada a criticar la decisión de un juez que procesó a un escritor por algo que se considera blasfemo. El contexto de ese escrito es el de crear consenso en torno al grato «leitmotiv» de la Restauración y la intolerancia de los godos: al igual que el antiamericanismo, se trata de un elemento de propaganda que conduce siempre a la defensa de los políticos opositores. No el lío de Vallejo, sino su explotación por Caballero.
______María Isabel Rueda hace un análisis de los resultados electorales posibles cuando escribe su columna que no se puede contar como apoyo al presidente ni a la oposición.
______El torvo Daniel Coronell achaca el fin de la democracia a un nombramiento en la Clínica Primero de Mayo de Barrancabermeja. Por lo visto, los ciudadanos somos un montón de idiotas que elegimos sin ninguna evaluación de los candidatos, de modo que habría bastado una buena intriga en el Congreso para que el presidente fuera de los que le ayudarían en sus intrigas para enriquecerse a costa del erario. Más unanimismo.
______Más asco aún da el sinuoso Abad Faciolince, según el cual los que denunciamos la votación por Carlos Gaviria somos mentirosos, reaccionarios y no se sabe qué más. ¿Habrá algún lector que nos señale una sola mentira en la lista de motivos que publicamos para no votar por el ex magistrado? Por ejemplo, ¿no estaban con él los que hace cinco años alentaban las masacres de las FARC y hacían presión desde la prensa y el Congreso para que el gobierno las premiara?
______El argumento estrella del escritor es que Uribe premió a Gaviria cuando era gobernador. ¿Qué demuestra eso respecto a su ideología, a su defensa de la impunidad de los asesinatos políticos, a la orientación del partido al que representa? Lógico: la polémica que ellos emprenden es contra mails tendenciosos y torpes. Los que copiaron de esta página o reprodujo Atrabilioso no les llegaron. Obvio.

Más audaz todavía

______Sin aludir al rango no se entiende nada de Colombia. Con la excepción de Caballero, los comentaristas que he mencionado son vulgares cortesanos que escriben lo que complace a los dueños de sus medios. Caballero no porque se trata de su propia familia. Hace falta alguien de una categoría social próxima para encontrar argumentos un poco más elegantes, o más audaces.
______Voy a copiar una perla aparecida en la columna de Alfredo Molano:

______Los enemigos de Gaviria han comenzado a mostrar su miedo armado. En un comunicado de la “MESA CENTRAL DE DIRECCIÓN NACIONAL, COLOMBIA LIBRE DE COMUNISTAS, BRAZO ARMADO DE LAS EX-AUC” aparecido el martes, se amenaza con volver rojas de sangre las camisas amarillas, y textualmente comunica estar en “PIE DE LUCHA A SANGRE Y FUEGO CONTRA CUALQUIER INTERÉS QUE NO SEA EL DE LA CONTINUIDAD DEL PERÍODO PRESIDENCIAL DE NUESTRO LEGÍTIMO LÍDER”. ". Hay que salirle al paso a esta nueva y brutal arremetida de la derecha. ¡Hay que llegar a la segunda vuelta! Será el gran triunfo del país real contra el país mediático. No obstante admirar y respetar a Horacio Serpa, votaré en estas elecciones por Gaviria. En la segunda vuelta, por quien represente la oposición a la política del actual gobierno.
______Uribe tiene la suerte de que el resto de la prensa por puro unanimismo no haya querido reproducir ese comunicado y de que los demás columnistas no lo hayan querido comentar. ¡Es que hasta las ONG que tan críticas se muestran (por puro humaninismo, claro) con el presidente, esta vez han recibido con prudencia la amenaza, no vaya a ser que Uribe se tome a mal las denuncias del líder del profesorado universitario colombiano!
______En fin, casi cada gesto de ese bando es un crimen, las masacres y secuestros son sólo la sombra de esas mentiras, de esas bajezas infinitas. Pero el unanimismo reinante no permite cuestionar nada. ¿Se es amigo o enemigo? ¿No están todas las personas cultas en contra de Uribe y sus paramilitares y a favor de los intelectuales que defienden los derechos humanos?

6 comentarios:

  1. Dos cosas:

    1. El enlace al blog de E. Arias está mal.
    2. "Los que copiaron de esta página o reprodujo Atrabilioso no les llegaron. Obvio."

    No es por desanimarlo, Jaime, pero ni su mail ni el de atrabilioso tuvieron mucha difusión fuera de los blogs. Un problema grave de la blogosfera es que es altamente endogámica. A mí no me llegó ni el primero ni el segundo.

    ResponderEliminar
  2. J. 1. Gracias.

    2. Bueno, yo podría haber puesto más ejemplos. Rafael Nieto Loaiza o Mauricio Vargas. Pero ni siquiera. El "blog" de Carlos Gaviria en El Tiempo resultó invadido por un saboteador que copiaba sin cesar fragmentos de posts nuestros y también la presentación del programa de Gaviria, en la que copió sin cesar el mail que copiaron de aquí.

    El problema es que Abad no puede responder a esos puntos. Defiende a Gaviria porque tiene lazos personales con él por el mismo motivo por el que le dijo a Susan Sontag que no criticaba el castrismo de GGM porque le debía favores. Abad sabe muy bien que el discurso de su amigo Gaviria es legitimador de la lucha armada (¿qué legitimidad tiene algo que no es una democracia sino una simulación? ¿Qué es lo que tiene de "social" el conflicto que se deba negociar por encima de la representación que en los demás países se llama democrática?), pero él sólo juega a salvar la cara, critica al PCC porque no condena los secuestros, pero apoya al candidato del PCC, que ciertamente no critica al partido que lo apoya, porque es su amigo.

    Yo creo que en todo el mundo abunda la gente así, pero el descaro con que obra él es típico colombiano. Y en todo caso el tema de mi post es la degradación del discurso a peleas con los más torpes, godos y aun mentirosos de los antigaviristas. No creo que desconozca lo que publicamos aquí respecto a las elecciones, hay gente a la que esas cosas le llegan antes, y en todo caso la Spam Division de País Bizarro hizo un buen trabajo los últimos días. Pero claro, no llegó ni a cien mil personas el mail. Es como los que dicen que en Bogotá nunca los atracaron y en cambio en Ginebra sí.

    ResponderEliminar
  3. 1. Sí. A mí me sorprendió que Héctor Abad fuera tan decidido a votar por Carlos Gaviria aún después de haberse agarrado con los viejos del PCC.

    Creo que el punto de Abad en su artículo, de cualquier manera, es que Álvaro Uribe no tenía tan mala opinión de Carlos Gaviria sino hasta que el segundo se volvió su contrincante directo. Incluso Uribe, durante la campaña, se refirió indirectamente a Gaviria en términos despectivos (llamar a alguien marxista o comunista en estos días y en este país es ciertamente despectivo) pero antes, no hace mucho, no tuvo problemas en avalar y apoyar su candidatura a la corte constitucional, cuya actuación, como este weblog ha observado en más de una ocasión, y depende en gran parte de las posiciones políticas de sus miembros.

    2. Muy mal que País Bizarro tenga "spam division". Sólo las peores organizaciones hacen uso de ese método intrusivo de publicidad. Espero que suban estándares.

    ResponderEliminar
  4. J.: El tema ahí es agarrarse de una cuestión disparatada. Puede que Uribe no tuviera mala opinión de Carlos Gaviria porque el político está continuamente lidiando con toda clase de sectores y personajes. Puede que tuviera algún compromiso personal con él por ser su profesor, o que se equivocara, o que obrara por algún cálculo mezquino...

    El problema es que uno no desaprueba a Gaviria porque Uribe lo desapruebe, sino porque quiere que se premien las masacres, porque defendía la retórica fascista del delito político, porque dice que en Colombia no hay democracia porque hay desigualdad al tiempo que representa a los promotores de esa desigualdad...

    Y a eso no contesta Abad porque no puede contestar, y porque en última instancia su adhesión a Gaviria es sólo la conducta del cortesano que está siempre de parte del poderoso que le puede hacer favores.

    País Bizarro se cuenta entre las peores organizaciones.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:52 a.m.

    Brabonel.

    Jaime sin querer entrar en las viejas discusiones de que tan viable es un medio alternativo que diga cosas distintas a la hegemónica mediática imperante. Yo creo que hay mucha gente (desconociendo el porcentaje) que lee las prensa tradicional por que quiere profundizar sobre el País, eso no lo convierte en alguien que apoyo los genocidios o el neo comunismo, inclusive dentro de La gente que lee a Semana, Cambio, El Tiempo existen muchos votantes del Uribismo cuando son medios que llaman a hacer todo lo contrario. Dentro de los medios tradicionales hay algún pro modernista o pro Occidental es el caso del Colombiano de Medellín, yo lo leo casi todos los días y se puede decir que su Política editorial es el revés de la del Tiempo y demás, por ejemplo, en el Tiempo escribe uno que otro Hommes y en el Colombiano escribe uno que otro León Valencia ¿Por qué el Colombiano con esa Política sigue tan vigente en la zona Paisa? ¿Puede que halla público para otro tipo de información? Es una repuesta que no se sabrá hasta que salga ese medio de información a las calles.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.